De marrón a azul, no todos los lunares son inofensivos

Marca de nacimiento, pigmento, mancha de la piel o nevocitos melanocíticos - muchos nombres diferentes para una misma cosa: el lunar.

Los lunares son de tipos muy variados y tienen nombres muy distintos. Siempre es bueno que los revise un especialista.
Los lunares son de tipos muy variados y tienen nombres muy distintos. Siempre es bueno que los revise un especialista.DPA

Los lunares aparecen cuando muchos de los denominados melanocitos, células de la piel, producen melanina. La melanina es también el pigmento que broncea de color marrón la piel luego de un baño de sol.

"Un lunar puede describirse como un intento fallido de la piel de protegerse de los rayos de luz", dice el profesor Christoffer Gebhardt del Hospital Universitario de Hamburgo-Eppendorf.

Diversos colores y formas

Los lunares son los cambios cutáneos benignos más comunes y aparecen en diferentes colores, explica el experto. La buena noticia es que muy rara vez un lunar degenera en células malignas, aunque puede llegar a ocurrir. Por lo tanto, las manchas visibles son siempre un caso para el dermatólogo.

PUBLICIDAD

Hay lunares que son de nacimiento y otros, adquiridos. La causa exacta de las marcas de nacimiento congénitas es incierta.

Los lunares adquiridos, es decir, los que aparecen después del nacimiento o después de los dos primeros años de vida, son el resultado de una combinación de predisposición hereditaria y radiación de la luz UV.

Esto suele ocurrir mayormente en la infancia y la adolescencia. Las llamadas manchas de envejecimiento también son causadas por una mayor exposición a la luz ultravioleta.

El riesgo crece con el aumento del número de lunares. "Estadísticamente, de cada 10.000 lunares se genera un melanoma maligno, un cáncer de piel", señala el experto. La regla general es que a mayor número de lunares, mayor es el riesgo de contraer cáncer.

PUBLICIDAD

"Personas con más de 50 lunares tienen cinco veces más riesgo de enfermar de cáncer, mientras que personas con más de cien lunares corren diez veces más de riesgo", sostiene el médico.

"Las personas cuyos parientes de primer grado, es decir, padres o hermanos, sufrieron cáncer de piel también tienen un riesgo significativamente mayor de desarrollar cáncer de piel", alerta.

El test

Puede ser difícil determinar uno mismo si un lunar es normal o no. Pero un test casero permite relevar las diferentes características de un lunar.

¿Es asimétrico? ¿Tiene un límite irregular? ¿Tiene un color diferente? Porque mientras más colores tenga una marca de piel, más sospechosa es. ¿Tiene un diámetro superior a seis milímetros? ¿Y sobresale de la superficie de la piel, tiene una elevación? Cualquier persona que haya identificado un lunar como llamativo o que tenga una marca en la piel de la que no esté seguro debe consultar a un dermatólogo.

Análisis de la piel

Si en la consulta con un dermatólogo surgen indicios de una posible enfermedad, esta puede ser tratada en general a tiempo y con buenas probabilidades de cura, señalan los expertos. Ante la sospecha de un cambio maligno o de cáncer de piel se extirpa todo el lunar.

También es posible extraer un lunar por razones estéticas. A veces incluso molestan porque están ubicados en lugares incómodos, por ejemplo debajo de donde va el sostén o el cinturón de un pantalón.

Sin embargo, las personas afectadas deben tener en cuenta que las cicatrices, sobre todo en la parte media del cuerpo, pueden tener una cicatrización mala, según advierte la dermatóloga alemana Katharina Schürings. La cicatrización en la cara, en tanto, se desarrolla por lo general muy bien.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD