No lave ni cuide excesivamente la piel

Nuestra piel tiene una barrera natural, que nos protege de la sequedad y la entrada de gérmenes, por lo que un cuidado y limpieza excesivos podrían alterar el equilibrio natural, advierte el portal especializado haut.de.

Una limpieza excesiva de la piel puede perjudicar el manto hidrolipídico, ligeramente ácido, que mantiene la flexibilidad cutánea.
Una limpieza excesiva de la piel puede perjudicar el manto hidrolipídico, ligeramente ácido, que mantiene la flexibilidad cutánea.Christin Klose

La razón: en el manto hidrolipídico, que mantiene la piel flexible, hay sustancias que ajustan la epidermis a un valor de pH ligeramente ácido de alrededor de 4,5 a 5,75. Pero demasiada limpieza, por ejemplo con medios alcalinos como jabón, puede dañar esta capa protectora.

La sensibilidad de la piel aumenta, por ejemplo, si la capa córnea se hincha debido a un exceso de humedad. Normalmente, los queratinocitos y el manto ácido protector evitan que la piel pierda humedad.

La buena noticia es que en caso de una piel sana, el manto ácido protector se vuelve a regenerar una y otra vez. Por ejemplo, después de lavarse minuciosamente las manos, necesita alrededor de una hora para volver a reconstruir ese nivel de pH.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD