Noviazgo, una previa fundamental que hoy se practica libremente

El día de los enamorados es una fecha que despierta todo tipo de reacciones, desde las humorísticas hasta otras, en menor medida, reflexivas sobre el amor de pareja. Aunque poco se hable del noviazgo, el mismo no ha dejado de existir según las reglas de su tiempo; antiguamente era la relación previa al matrimonio, hoy se lo practica más libremente.

Pese a toda la modernidad, el noviazgo sigue existiendo, de diferentes maneras, desde las más clásicas, las más antiguas (con días de visita) hasta los novios que se van a vivir juntos.
Pese a toda la modernidad, el noviazgo sigue existiendo, de diferentes maneras, desde las más clásicas, las más antiguas (con días de visita) hasta los novios que se van a vivir juntos.Shutterstock

El ponerse de novios ahora no significa compromiso alguno para una gran mayoría, los cambios sociales y morales lo han situado en una relación sin condicionamientos o sin compromiso serio.

Pero “pese a toda la modernidad, el noviazgo sigue existiendo, de diferentes maneras, desde las más clásicas, las más antiguas (con días de visita) hasta los novios que se van a vivir juntos”, inicia la Lic. en Psicología Gabriela Vergara Vázquez.

La sicóloga agrega que la función es siempre la misma: conocerse, estar juntos, soñar un futuro compartido. “En mi experiencia profesional, veo muy pocas relaciones abiertas o cosas así, en Paraguay todavía somos bien clásicos”.

“Lo que sí hay es una tendencia a tener relaciones informales o casuales antes de establecer un noviazgo. O cuando se encuentran con una decepción amorosa, desembocan en farra y sexo, en mayor medida y con mayor ligereza que en décadas atrás. Se perdió la idealización de encontrar al ‘amor de mi vida’ “, remarca Vergara Vázquez.

Distintas maneras de enamorarnos

-¿Tenemos distintas maneras de enamorarnos según el temperamento?

Sí, según qué tan controlador o ansioso seas, según el tipo de apego (ansioso, normal o evitativo), según seas mayormente tranquilo o explosivo. En general se atraen temperamentos que van a desafiarse mutuamente. Un temperamento controlador se sentirá atraído por alguien más relajado, para después tener que aprender a convivir con ello, y le va a costar. El que tiene apego ansioso (no puede estar sin recibir afecto y atención) tiende a sentirse atraído por personalidades más frías emocionalmente o con apego evitativo.

-¿Cuál es el hilo conductor de un noviazgo positivo?

Sin lugar a dudas, la comunicación, así como en toda relación. Pero la comunicación no debe ser solo hablar demasiado, debe saberse cuándo hacerlo y cuándo dejar pasar los problemas. Se debe tener discernimiento. Hay parejas que se comunican bien, pero se llevan mal porque todo el día se pasan discutiendo, hablando, no dejan pasar nada, no disfrutan el momento de estar juntos. También es importante la confianza. Lo más difícil es dejar ser al otro, no querer cambiarle o modelarle según la imagen ideal que yo tengo del potencial ser amado.

-¿En qué parte del noviazgo debemos preguntarnos si estamos madurando la relación o “solo estamos”?

Cada uno debe saber cuándo llega el momento de evaluar su relación de pareja. Generalmente esto pasa cuando hay crisis, descontento y suele provenir de una de las partes. Evaluar y eventualmente terminar o no una relación estable no es fácil, puede ser un buen momento para ir a terapia individual o, por qué no, de pareja. Los novios también hacen terapia de pareja.

-¿Un buen noviazgo garantiza un buen matrimonio?

No, en lo absoluto. Muchas cosas cambian con el matrimonio. Se trata de jugarse por la persona con la que uno elige pasar el resto de la vida. Nada está garantizado. Se debe trabajar día a día en la relación para que funcione, y en especial sobre uno mismo.

-¿Sirve hacer cálculos matemáticos: “Si hizo esto es porque me quiere, si no me llama es porque no le intereso”, etc.?

Mejor preguntarnos por qué y para qué queremos iniciar una relación podría ser algo muy bueno. Pero cuando aparece una persona y hay posibilidad de ambas partes, basta una atracción para iniciar la relación. Efectivamente, falta el ejercicio en las personas de saber realmente qué quieren, con qué objetivo y así excluir los posibles noviazgos que no encajan en esta reflexión. Sin embargo, en el raro caso que sí se diera, se evitarían muchos dolores de cabeza.

-Existe una contradicción respecto al noviazgo romántico en los jóvenes: es muy criticado, pero a la hora de estar en pareja es el modelo que se desea (cariño, atención, regalos tiernos, etc.)

Así mismo, en el fondo todos buscan ser bien amados, con delicadeza, con entusiasmo y lamentan la falta de romanticismo, por muy modernos que sean.

-En nuestra cultura aún perdura la creencia de que si te celan mucho es porque te aman. ¿Cómo descomponer el afán de dominación?

Aprendiendo el hecho de que nada es seguro o está garantizado en la vida. En todo tipo de relaciones humanas hay que ceder el afán de control y saber convivir con la incertidumbre y el riesgo. Amar es correr un riesgo: de ser engañado, de ser vulnerable, de quedar como un tonto. Pero si se elige correr ese riesgo y se deja ser al otro, uno se relaja más y deja de celar tanto. Si somos muy celosos, probablemente somos muy ansiosos y controladores en otras áreas también. Los celos patológicos requieren terapia.

-Carl Gustav Jung dice: “Donde el amor rige, no existe el deseo de poder; y donde el poder predomina, falta el amor. Uno está a la sombra del otro” ¿Cuál es tu frase sobre el amor?

“No idealices al ser amado, míralo cómo es, crudamente y sin anestesia. El buen amor es realista” (Walter Riso) Y no dejes de mirarte a vos mismo.

San Valentín

El día de San Valentín tiene un origen incierto, ya que surge en la antigüedad y hay varias versiones. Sin embargo, la más conocida y aceptada se le atribuye a un sacerdote católico del siglo III en Roma.

El Emperador Claudio II había prohibido casarse a los jóvenes con el fin de que los varones se alistaran al ejército y estuvieran dispuestos a dar la vida en los combates.

Fue entonces que el sacerdote Valentín, más tarde convertido en santo, comenzó a casar a los jóvenes en secreto.

Llegado esto a oídos del emperador, Valentín fue ejecutado el 14 de febrero del año 269, por eso se celebra el día de este santo y también el del amor.

Regalos para elegir

Para demostrar cuán enamorado estás en este día especial, pensá en regalos de acuerdo a la personalidad y gusto de tu pareja.

Pueden ser regalos clásicos como flores y bombones para ellas o billeteras para él. Sin embargo, el mercado ofrece hoy una variedad infinita de opciones tanto de regalos materiales como intangibles: celulares de última gama, ropa deportiva, viajes, paseos, etc., o simplemente compartir una cena en la tranquilidad del hogar o una escapada romántica.

En fin, costoso o no, lo importante siempre es querer fortalecer la relación amorosa.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.