Afganistán declara derrota del EI en su principal bastión en el país

KABUL. El presidente afgano, Ashraf Ghani, anunció este martes la derrota del Estado Islámico (EI) en la provincia de Nangarhar, en el este del país, considerada uno de los principales bastiones del grupo yihadista en el país.

Miembros del Estado Islámico junto a sus armas luego de haberse rendido ante las fuerzas del gobierno afgano en Jalalabad.
Miembros del Estado Islámico junto a sus armas luego de haberse rendido ante las fuerzas del gobierno afgano en Jalalabad.NOORULLAH SHIRZADA

“¿Quién podría imaginarse hace un año que un día estaríamos en Nangarhar agradeciendo al Todopoderoso por haber derrotado al Estado Islámico?”, dijo Ghani durante su visita a la provincia oriental.

“Hoy (el EI) ha sido derrotado”, añadió el mandatario al tiempo que felicitó a las fuerzas de seguridad y los habitantes de la provincia por esta tarea.

Ghani aseguró que la liberación del territorio no habría sido posible sin la participación de los habitantes que se sumaron junto a las fuerzas de seguridad afganas para la derrota de los yihadistas en Nangarhar.

PUBLICIDAD

En adelante “estarán equipados y recibirán más apoyo”, dijo el mandatario al líder de los grupos locales que formaron las milicias para luchar contra el EI, que se implantó en el país en 2015 y sigue presente en otras provincias como la vecina Kunar.

Las fuerzas de seguridad han intensificado sus operaciones terrestres y aéreas contra el EI en los últimos tres años, y gradualmente han declarado la liberación de distritos y aldeas remotas en ofensivas en las que el grupo yihadista ha perdido a cientos de combatientes.

La oficina del gobernador de Nangarhar aseguró en un comunicado que en “la destrucción de la columna vertebral del EI”, 243 combatientes, 625 mujeres y niños se rindieron como resultado de las operaciones militares.

PUBLICIDAD

En este grupo hay combatientes originarios de Pakistán, Irán, Tayikistán, Azerbaiyán, Kazajstán, Maldivas y Uzbekistán, indicó el gabinete del gobierno local sin precisar más detalles.

Ghani adelantó que su gobierno mantendrá conversaciones con los países de los combatientes que se han rendido para dilucidar su futuro. Mientras se decide cuál será su destino, el Gobierno afgano cubrirá todas las necesidades de sus familias.

“Sus hijos y mujeres serán tratados según la cultura y tradición afganas”, dijo Ghani.

El mandatario se comprometió a continuar las operaciones en Nangarhar, esta vez contra los talibanes, que controlan varias aldeas de la provincia.

“La eliminación de EI no significa que dejaremos el terreno a los talibanes”, aseguró.

El EI mantuvo presencia activa en al menos en 10 distritos de la provincia desde 2015, particularmente en las áreas ubicadas a lo largo de la frontera con Pakistán. El grupo ha estado involucrado en los ataques suicidas más letales de Nangarhar en los últimos cuatro años, la mayoría de ellos contra civiles.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD