Perú supera los 20.000 muertos por coronavirus tras rebrote de contagios

LIMA. Perú superó el martes los 20.000 muertos por coronavirus en medio de un rebrote de la pandemia y una sorpresiva crisis política, un mes después de iniciar un desconfinamiento gradual para reactivar su golpeada economía.

Los parientes de un fallecido con sospechas de coronavirus cargan su ataúd envuelto en plástico en el cementerio de Nueva Esperanza en las afueras de Lima, Perú.
Los parientes de un fallecido con sospechas de coronavirus cargan su ataúd envuelto en plástico en el cementerio de Nueva Esperanza en las afueras de Lima, Perú.ERNESTO BENAVIDES

Los decesos por coronavirus subieron a 20.007, un alza de 196 en 24 horas, mientras los contagios se elevaron a 439.890, con 6.790 nuevos casos, según el nuevo balance del ministerio de Salud.

Aunque los pacientes recuperados aumentaron a 302.457 (+4.366), los hospitales peruanos están saturados con un récord de 13.798 enfermos de coronavirus, 26 más que el lunes, según el balance.

“En los hospitales, que están colapsados, faltan médicos especialistas, no hay oxígeno y las medicinas empiezan a escasear”, dijo a la AFP el jefe del Colegio Médico en la región andina de Puno, Midwar Mengoa.

"El virus llegó con fuerza a la región (pues) la gente se confío porque pensaron que no iba llegar a las regiones alto andinas", agregó.

PUBLICIDAD

Entre los fallecidos hay 72 menores de edad, según el ministerio. Además han muerto tres alcaldes, el último Alfonso Villagra, de 73 años, del municipio de Pallpata en la región andina de Cusco.

La cifra oficial de fallecidos pasó a ser tema controversial en Perú. La prensa local estima que si se incluyeran los casos sospechosos, los decesos por covid-19 bordearían los 50.000.

El país andino de 33 millones de habitantes es tercero en América Latina en casos y decesos por coronavirus, detrás de Brasil y México.

Contrato a médicos venezolanos

PUBLICIDAD

Ante la crítica situación en los hospitales, el gobierno autorizó la contratación de médicos y paramédicos extranjeros sin revalidar sus títulos, lo que beneficia principalmente a migrantes venezolanos.

Esta medida excepcional fue saludada por el comisionado de la Secretaría General de la OEA para la crisis de migrantes y refugiados venezolanos, David Smolansky, quien tuiteó: "Los peruanos se beneficiarán al ser atendidos por talentosos venezolanos".

La decisión también fue saludada por Carlos Scull, representante en Lima del líder opositor venezolano Juan Guaidó, a quien Perú reconoce como legítimo presidente del país petrolero.

"Existen alrededor de 3.000 a 4.000 médicos venezolanos en Perú y 8.000 enfermeras", dijo Scull a la AFP.

Entre los muertos por coronavirus hay 110 médicos, así como 223 policías que se contagiaron principalmente patrullando las calles durante la cuarentena nacional, que rigió del 16 de marzo al 30 de junio.

También han fallecido 297 presos y 30 vigilantes de las hacinadas cárceles peruanas.

Los contagios de covid-19 comenzaron a caer a mediados de junio, pero se incrementaron después de que la cuarentena fue levantada el 1 de julio en 18 de los 25 departamentos de Perú, entre ellos Lima.

Los casos de coronavirus pasaron de 3.300 diarios en promedio a inicios de julio a 6.300 la última semana, según cifras oficiales.

Los decesos también subieron, pasando de un promedio de 182 por día a inicios de julio a 198 la última semana.

Ante el aumento de casos, el viernes fueron puestas nuevamente en cuarentena algunas provincias que habían sido desconfinadas.

Crisis política

El Congreso negó sorpresivamente el martes un voto de confianza al nuevo presidente del Consejo de Ministros, Pedro Cateriano, lo que obligó a todos los ministros a renunciar, desatando una crisis política.

Cateriano había admitido el lunes un rebrote de la pandemia en el país.

El gobierno prorrogó el viernes la emergencia sanitaria hasta el 31 de agosto, así como el toque de queda nocturno y el cierre de fronteras.

En julio reabrieron los restaurantes y se reanudaron los viajes nacionales aéreos y terrestres, pero las clases escolares están suspendidas por el resto del año.

Con el desconfinamiento, el gobierno busca reactivar la economía, que está en cuidados intensivos tras caer 17% en los primeros cinco meses del año, con la pérdida de 2,6 millones de empleos.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD