La comunidad internacional pone el foco en Colombia y condena la violencia

Redacción Internacional, 4 may (EFE).- La comunidad internacional puso este martes el foco de atención sobre Colombia y condenó el uso excesivo de la fuerza por parte de la Policía durante las manifestaciones de protesta que empezaron el miércoles de la semana pasada en el país, que dejan hasta ahora 19 muertos, al menos 800 heridos y casi 90 desaparecidos.

La Organización de Naciones Unidas (ONU) recalcó la importancia de que el Gobierno de Colombia garantice la protesta social y permita las marchas pacíficas, después de que delegados del organismo denunciaran la actuación de la fuerza pública en la ciudad de Cali (suroeste).

“Lo que es primordial es que el Gobierno permita a la gente expresarse de forma pacífica y manifestarse pacíficamente. Esos son derechos básicos y esa es nuestra postura”, dijo Stéphane Dujarric, el portavoz del secretario general de la ONU, António Guterres.

El pronunciamiento del organismo se produjo después de que miembros de la misión de la ONU destacados en Cali denunciaran haber sido "testigos del uso excesivo de la fuerza por parte de la Policía", en disturbios registrados la noche del lunes en esa ciudad, capital del departamento de Valle del Cauca.

Las fuerzas de seguridad "utilizaron munición real, golpearon a manifestantes y hubo detenciones, en el contexto de una situación tensa y volátil en la que algunos participantes en las protestas también han sido violentos", afirmó Marta Hurtado, portavoz de la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet.

Poco antes del pronunciamiento de la ONU en Nueva York, desde la sede del organismo en Ginebra ya se había dado una voz de alerta sobre la situación en el país suramericano por el accionar de las fuerzas de seguridad.

PIDEN CALMA DE CARA AL MIÉRCOLES

La Oficina de Derechos Humanos de la ONU hizo un llamado a la calma de cara a las movilizaciones convocadas para este miércoles por parte de las centrales obreras y organizaciones sociales e indígenas.

"Ante la situación extremadamente tensa, con soldados y policías desplegados, pedimos calma y recordamos a las autoridades su responsabilidad de proteger los derechos humanos", subrayó Hurtado.

La representante en Colombia de la oficina de la Alta Comisionada de los Derechos Humanos, Juliette de Rivero, denunció que los integrantes de esa misión internacional han sido testigos del uso excesivo de la fuerza por parte de la Policía colombiana y de hostigamientos contra miembros de organismos defensores de DD.HH.

"Mientras dábamos seguimiento a situación de DD.HH. (en) Cali no hubo disparos directos contra equipo ONU Derechos Humanos. Sin embargo, otros miembros de la comisión recibieron amenazas y agresiones, así como disparos por parte de la Policía, sin que nadie resultara impactado", escribió De Rivero en Twitter.

UE PIDE RESPETAR DERECHOS DE LOS PROTESTANTES

Desde Bruselas, la Unión Europea (UE) también se pronunció para pedir que los derechos humanos de quienes participan en las protestas deben ser respetados por las autoridades colombianas.

"La UE condena los actos de violencia, que apuntan contra los derechos legítimos a manifestarse, a la libertad de reunión y de expresión. Es muy importante que se respeten estos derechos", dijo el portavoz del Servicio Europeo de Acción Exterior, Peter Stano, quien expresó "confianza" en que las instituciones del país investiguen y encarcelen "a los responsables de cualquier abuso y violación de los derechos humanos".

EE.UU., CON "PROFUNDA "TRISTEZA"

El Gobierno de Estados Unidos, por su parte, mostró su "profunda tristeza" por los hechos de violencia y manifestó su "apoyo" al Gobierno del presidente Iván Duque para que solucione la situación mediante el "diálogo".

"En todos los países del mundo los ciudadanos tienen el derecho a protestar de manera pacífica", expresó la portavoz adjunta del Departamento de Estado, Jalina Porter, quien no obstante se mostró en contra del vandalismo, que también se ha presentado en las protestas, principalmente en Cali.

Más contundente fue el presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, el demócrata Gregory Meeks, quien instó a Duque "a rebajar la violencia y dejar claro que el uso excesivo de la fuerza es inexcusable".

OEA PIDE CASTIGAR A LOS RESPONSABLES

La Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia de la Organización de los Estados Americanos (MAPP/OEA) también condenó el uso desproporcionado de la fuerza para reprimir la protesta social y pidió a las autoridades colombianas que castiguen a los responsables de dicha conducta.

"La MAPP/OEA viene adelantando labores de monitoreo a las movilizaciones en Cali y otras zonas del país, y se pone a disposición del Estado y de las organizaciones convocantes para generar puentes de entendimiento, que permitan poner fin a la crisis que ha cobrado la vida de colombianos y colombianas", manifestó la misión internacional.

ESPAÑA INSTA AL DIÁLOGO

A su vez, la ministra de Asuntos Exteriores de España, Arancha González Laya, hizo un llamamiento "a la calma, al cese de la violencia y al diálogo" como única vía para "reconducir las discrepancias" en Colombia.

"Llamamos a las partes a bajar la tensión, a la calma, al cese de la violencia y al diálogo como manera de reconducir la situación", afirmó González Laya al referirse a la convocatoria de nuevas movilizaciones para este miércoles en Colombia.

Amnistía Internacional (AI) se sumó a las voces y pidió al Gobierno colombiano "poner fin a la represión de las manifestaciones" y cesar "la militarización de las ciudades", implementada bajo la figura de "asistencia militar".

Por último, la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) y Reporteros Sin Fronteras (RSF) denunciaron que los medios de prensa han sido víctimas de 70 ataques durante las violentas protestas en Colombia y hay un riesgo inminente de autocensura de quienes las cubren por el excesivo uso de la fuerza policial.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD