Alertan de un barco con 130 personas migrantes en riesgo cerca de Libia

Trípoli, 22 jul (EFE).- El servicio telefónico de ayuda para los migrantes en el Mediterráneo Alarm Phone alertó hoy de una embarcación hinchable a la deriva con al menos 130 personas a bordo que se encuentra frente en la zona SAR (Búsqueda y Rescate, por sus siglas en inglés) de Libia a la espera de los equipos de rescate.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/MOAP76XDJFEHLLTLQPIEIIZQZI.jpg

Al parecer la embarcación "ha perdido el motor y la gente cayó por la borda", y se ha avisado a las autoridades para lanzar un rescate inmediato, según la organización, que aseguró que al menos 20 personas cayeron al agua y otra veintena falleció asfixiada por los gases del motor.

Bajo el hashtag "No las dejes ahogar", los activistas explicaron que las personas no disponen de chalecos salvavidas y necesitan ayuda "pero temen ser devueltas a los campos de tortura de Libia".

Según un mapa compartido por Alarm Phone, la embarcación se encuentra frente a la ciudad costera de Zuara (oeste), a 60 kilómetros de la frontera tunecina, convertida en el punto de partida para la mayoría de migrantes que tratan de alcanzar la costa europea desde Libia y el centro de las mafias transnacionales dedicadas al contrabando de personas.

En las últimas horas al menos 16 personas migrantes perdieron la vida y otras 366 fueron rescatadas, todas ellas hombres adultos, durante una operación conjunta entre guardacostas tunecinos y libios en un nuevo naufragio frente a la costa tunecina de Zarzis (sur).

La embarcación, que partió el pasado lunes de Zuara, llevaba 48 horas a la deriva después de una avería en el motor que provocó la muerte por asfixia de las personas que se encontraban en la bodega. Entre los rescatados por las autoridades tunecinas se encuentran 65 ciudadanos de Marruecos, 62 de Bangladesh, 15 de Egipto, 8 de Siria, 5 de Sudán, 5 de Costa de Marfil, 2 de Pakistán, 2 de Mali, 1 de Kenia y 1 de Eritrea.

La pasada semana Amnistía Internacional denunció las "atroces" violaciones cometidas por las autoridades libias durante las detenciones de personas migrantes tras ser interceptadas en el Mediterráneo y devueltas de manera forzosa al país con apoyo de la cooperación europea, que calificó de "vergonzosa".

Según las estadísticas de la Organización Mundial para las Migraciones (OIM), al menos 270 migrantes han fallecido y otros 522 se encuentran desaparecidos en la ruta central, considerada una de las más mortíferas del mundo, desde comienzos de año.

Durante el mismo periodo, más de 16.000 personas- incluidos 569 menores- fueron interceptadas y arrestadas por la Guardia Costera libia, un cuerpo formado en su mayoría por la Unión Europea y que está bajo la sospecha de distintas organizaciones humanitarias internacionales por sus supuestos vínculos con las mafias que se dedican al lucrativo negocio del contrabando de personas en esta ruta.