Ejecutivo argentino crea proyecto de ley para inversiones en hidrocarburos

Buenos Aires, 15 sep (EFE).- El presidente de Argentina, Alberto Fernández, presentó este miércoles el proyecto de Ley de Promoción de Inversiones Hidrocarburíferas, en un momento clave para el impulso del desarrollo energético del país, tras años de expectativas por el potencial de la producción en los yacimientos de Vaca Muerta, en la Patagonia.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/MOAP76XDJFEHLLTLQPIEIIZQZI.jpg

“El plan tiene una ambición muy grande: que la Argentina produzca en exceso, exporte los excedentes, ingresen los dólares que hacen falta, en un momento que a la Argentina esos dólares hacen mucha falta”, dijo Fernández, en un acto en Buenos Aires en el que estuvieron presentes ministros, gobernadores, empresarios, representantes sindicales y legisladores.

El proyecto de ley establece una estabilidad fiscal, tributaria y normativa de 20 años y un esquema de incentivos y tratamientos diferenciales para el sector del gas y el petróleo y para cada tipo de explotación.

Según dijo el secretario de Energía, Darío Martínez, los objetivos del proyecto de ley son “lograr aumentar la producción de hidrocarburos, por ende asegurar la soberanía energética, resolver el problema del mercado interno, pero generar saldos exportables para conseguir divisas”, todo eso “atravesado por un valor agregado nacional creciente”.

Respecto del régimen general de petróleo, instrumenta "la figura de las exportaciones garantizadas" a medida que aumente la producción en el país, dijo Martínez, también atada a los desenvolvimientos individuales y relacionada a aquel que soporta el mercado interno en mayor proporción.

El régimen general de petróleo también establece la libre disponibilidad del 50 % de las divisas en función de las exportaciones, señaló, porque en el país suramericano rigen controles cambiarios.

Y prevé reconocer un plus de incentivos para aquel que se hace cargo de frenar el declino en áreas con declino técnico más pronunciado y para aquellas productoras que contratan empresas recuperadoras regionales o nacionales para pozos de baja productividad o inactivos, agregó Martínez.

El régimen general para el gas prevé institucionalizar el llamado plan “Gas.ar”, que se puso en práctica en noviembre pasado, con contratos plurianuales y prevé un régimen para proyectos especiales, explicó Martínez.

Según explicó, se premiarán los proyectos que se desarrollen en áreas con declino o marginales y se plantean incentivos adicionales a la inversión en origen de la producción de hidrocarburos.

También contempla la creación de la concesión de almacenamiento subterráneo junto con un régimen de promoción de inversiones e incluye el desarrollo a la producción offshore.

El proyecto de ley también contempla la perspectiva de género, al incluir un fondo para financiar becas de formación profesional y prever la disminución de las contribuciones patronales en la plantilla.

En materia de cuidado del medio ambiente, incluye la creación de un fondo para financiar ese tipo de proyectos y beneficios adicionales en cuanto a las exportaciones garantizadas y la disponibilidad de divisas para aquellas productoras que presenten proyectos de inversión amigables con el medio ambiente.

SECTOR CLAVE

“La energía es clave. Es parte de lo que nos ha generado en distintos momentos de nuestra historia problemas de inestabilidad económica”, reconoció el ministro de Economía, Martín Guzmán.

Argentina tiene enormes reservas de hidrocarburos, especialmente en la formación de petróleo y gas no convencionales de Vaca Muerta, pero necesita de millonarias inversiones para su desarrollo masivo.

El país suramericano padece además de problemas de abastecimiento de gas natural, particularmente en el invierno austral, cuando crece la demanda de hogares e industrias, lo que le obliga a afrontar millonarios costos de importación de gas natural desde Bolivia y de gas natural licuado que llega por barco desde diversos países proveedores y debe ser regasificado en puertos argentinos.

El Gobierno lanzó el año pasado el plan Gas.ar que, para Fernández, “definitivamente funcionó”, tanto que hoy “permite garantizar exportaciones de gas a países vecinos” y “buscar oportunidades de exportaciones de gas a Brasil”, para lo cual indicó que “hay que hacer todo” el tendido de gasoductos para transportar el gas.

“Nos ha permitido ir bajando los niveles de importación de energía que teníamos años antes y que significaba una salida de divisas y un desequilibrio de nuestra balanza comercial”, agregó Fernández.