FMI advierte a Paraguay sobre recortes en educación, salud e infraestructura

WASHINGTON. Expertos del FMI advirtieron hoy a Paraguay sobre el riesgo para las arcas públicas del aumento de salarios y le recordaron que “no se puede permitir un fuerte recorte de las inversiones” en infraestructuras, educación y sanidad. Estiman un déficit fiscal de alrededor de 3,2% del PIB para 2022.

Reciente reunión de representantes del FMI con autoridades paraguayas. (archivo)
Reciente reunión de representantes del FMI con autoridades paraguayas. (archivo)

Asunción creó recientemente un subsidio al combustible que aumentó el gasto público en hasta 0,3% del PIB, lo que, sumado a presiones al alza de los salarios y otros proyectos legales, pone en riesgo la sostenibilidad fiscal, señalaron en la evaluación periódica que realizan a sus países miembros, conocida como artículo IV.

“En vista de que las contingencias para hacer frente a estas presiones fiscales son muy limitadas” , los expertos del Fondo Monetario Internacional (FMI) estimaron un déficit fiscal de alrededor de 3,2% del PIB para 2022.

Pero frente a las grandes necesidades de desarrollo, los expertos advirtieron que Paraguay “no se puede permitir un fuerte recorte de las inversiones del Gobierno en un momento en que necesita cerrar las brechas de infraestructura, salud y educación” .

Las tasas tributarias de Paraguay son bajas y la relación entre los ingresos por impuestos y el Producto Interno Bruto (PIB) está por debajo de cualquier otro país comparable.

La reforma tributaria de 2020 fue un paso en la dirección correcta pero habría que “evaluar” las exenciones tributarias existentes provenientes de regímenes tributarios especiales, señalaron en su declaración final.

El gasto del sector público “también debería ser mejorado”, en particular el porcentaje destinado a los salarios, que es más alto que en otros países de América Latina, lo cual deja menos espacio para la inversión pública y servicios sociales.

Los expertos consideran probable que Paraguay experimente un crecimiento más bajo y una inflación más alta de lo previsto en 2022 ante el impacto en el sector agropecuario de la sequía y la guerra en Ucrania.

La pérdida de ingresos por exportaciones también debería conducir a un mayor déficit de cuenta corriente externa (previsto en 2,9% del PIB) y la evolución actual del covid-19 añade incertidumbre a las perspectivas del sector de servicios.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.