Netanyahu entrega el Ministerio de Seguridad Nacional al extremista Ben Gvir

Jerusalén, 25 nov (EFE).- El ex primer ministro israelí Benjamín Netanyahu, quien tiene el mandato de formar otra vez Ejecutivo tras ganar las últimas elecciones, ha alcanzado su primer pacto de gobierno con el extremista Itamar Ben Gvir, quien ocupará el recién creado Ministerio de Seguridad Nacional.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/MOAP76XDJFEHLLTLQPIEIIZQZI.jpg

El Likud de Netanyahu, de derecha liberal, y el Otzma Yehudit (Poder Judío) de Ben Gvir, de ultraderecha religiosa, anunciaron hoy que han logrado este primer acuerdo de coalición, por el que, además de la cartera de Seguridad Nacional, el partido supremacista judío logrará la de Desarrollo del Neguev y Galilea, que tendrá un presupuesto de 2.000 millones de shékels anuales y regulará los nuevos asentamientos en Cisjordania ocupada.

Ambos partidos confirmaron hoy en sendos comunicados que ya han firmado un anexo al acuerdo de coalición que, aunque no es definitivo, sí detalla los cargos que ostentará Otzma Yehudit, partido de extrema derecha que concurrió a las elecciones en una coalición de tres formaciones unidas en el Sionismo Religioso, convertido en la tercera fuerza más votada, su mejor resultado de la historia.

El partido de Ben Gvir -colono conocido por su retórica antiárabe y condenado en el pasado por disturbios, vandalismo, incitación al racismo y apoyo a organización terrorista- también tendrá la cartera de Patrimonio, el rol de viceministro de Economía, la presidencia del Comité de Seguridad Pública de la Knéset (Parlamento israelí) y la presidencia rotatoria del Comité Especial para el Fondo de Ciudadanos Israelíes (que supervisa los ingresos estatales de la extracción de gas).

Ben Gvir liderará el nuevo superministerio de Seguridad Nacional, con las competencias del antiguo ministerio de Seguridad Pública, que dirige los cuerpos policiales en Israel, pero ampliadas con el control también de la Policía Fronteriza en Cisjordania, hasta ahora en manos de Defensa.

Según el acuerdo, el extremista -que en pocos años ha pasado de ser diputado de un partido con escasa representación al político cuya popularidad más ha crecido- podrá establecer una guardia nacional a gran escala y expandir la movilización de reservistas de la Policía Fronteriza, con lo que Ben Gvir, defensor de la mano dura con los "terroristas" palestinos, tendrá un poder casi absoluto sobre los temas de seguridad en los territorios ocupados.

"Este es un gran paso hacia la firma de un acuerdo de coalición completo y el establecimiento de un auténtico gobierno de derechas”, afirmó hoy Ben Gvir, quien en semanas anteriores ya logró el compromiso de Netanyahu para legalizar varios asentamientos ilegales en Cisjordania, como Homes y Eviatar, convertidos hoy en focos de violencia con los palestinos.

28 DÍAS

Las prolongadas negociaciones han frustrado las esperanzas de Netanyahu de formar rápidamente un gobierno después de que el bloque que lidera lograra en las elecciones del 1 de noviembre una mayoría de 64 escaños en una Knéset de 120 legisladores.

Tiene 28 días para conformar un Ejecutivo -hasta el 11 de diciembre- desde que el presidente israelí, Isaac Herzog, le encomendará esa misión como candidato más votado el pasado 13 de noviembre.

Las conversaciones se han topado con obstáculos debido a las demandas en espiral y, a veces, contrapuestas de sus socios, la extrema derecha del Sionismo Religioso y los partidos ultraortodoxos.

Aunque aún no se ha firmado un acuerdo, están avanzadas las negociaciones con los ultraortodoxos de Shas, que parece que recibirán el Ministerio de Interior y el de Salud y Bienestar, según filtraciones a medios.

Pero están estancadas las conversaciones con el líder de Sionismo Religioso, Bezalel Smotrich, quien ha exigido las carteras de Defensa o Finanzas, dos importantes ministerios que Netanyahu aspiraba a quedárselos dentro del Likud.

Según medios, las partes han acordado que Smotrich se quede con Finanzas -aunque no se ha anunciado formalmente-, ante las presiones de EEUU para que ese político, también un colono radical de extrema derecha, no ocupe el importante Ministerio de Defensa, que gestiona los asuntos civiles y militares en Cisjordania ocupada, además de temas geoestratégicos regionales.

Smotrich también habría exigido para su partido controlar los asuntos relacionados con los asentamientos y la cartera de Inmigración -partidario de limitar la ley de retorno solo a hijos de judíos y no a nietos para hacer de Israel un Estado "puramente judío"-, así como la presidencia de once comités de la Knéset.

El otro partido haredí, Judaísmo Unido de la Torá, parece seguro que logrará las carteras de Vivienda y de Igualdad Social, aunque nada se ha firmado y la formación se ha quejado recientemente de sentirse marginada en las negociaciones.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.