Aumentan a más de 670 los muertos por ciclón Idai en África austral

BEIRA, Mozambique. La cifra de muertos en Mozambique y en Zimbabue ascendió este sábado a más de 670 por el ciclón que azotó el sur de África la semana pasada, inundando miles de kilómetros cuadrados.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/V2U2K7FUYFAPREN72XM6GWGADA.jpg

 

El balance del ciclón Idai en Mozambique y Zimbabue aumentó el sábado a 676 muertos y crecerá aun más a medida que avancen las operaciones de rescate, ya que los servicios tienen dificultades para llegar a zonas cortadas del mundo, advirtieron organizaciones humanitarias preocupadas por el riesgo de epidemias.

El balance anterior era de 600 muertos. El ciclón Idai, que arrasó la semana pasada Mozambique y luego Zimbabue, afectó además a cientos de miles de personas, que han perdido sus casas o sus cosechas.

PUBLICIDAD

El feroz ciclón impactó en la costa del centro de Mozambique el viernes de la semana pasada, desatando vientos huracanados y lluvias que inundaron el interior y anegaron el este de Zimbabue dejando un rastro de destrucción.

La ONU pidió más ayuda en Mozambique mientras las agencias de asistencia luchan por ayudar a decenas de miles de supervivientes.

El ministro de Medio Ambiente mozambiqueño Celso Correia estimó el sábado que la zona afectada por el desastre cubre una superficie de 3.000 km2.

“Es un desastre natural sin precedentes. La zona afectada (en Mozambique) es de unos 3.000 km2”, estimó Celso Correia.

Tras la limpieza de los grandes ejes y el rescate de personas aún bloqueadas en las zonas inundadas, “la próxima etapa es tener acceso al agua potable, porque lo que nos esperan son enfermedades”, declaró el viernes a la AFP la directora de Unicef, Henrietta Fore, que viajó a Mozambique para analizar los estragos.

“El tiempo apremia, estamos en un momento crítico”, advirtió desde la ciudad de Beira (centro), en parte devastada por el ciclón. Fore expresó su preocupación por “el agua estancada y la llegada de mosquitos” y habló de “cuerpos descompuestos y falta de higiene y de instalaciones sanitarias”.

“En Beira ya se registraron casos de cólera y las infecciones de malaria se multiplican”, subrayó la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja.

“Las enfermedades respiratorias también amenazan con ser un problema sanitario. En el interior de las casas sigue lloviendo y para las personas sin hogar acogidas en escuelas o iglesias el confinamiento favorece la transmisión de estas enfermedades”, advirtió por su parte Médicos Sin Fronteras (MSF).

Las agencias de la ONU y las oenegés se esfuerzan por socorrer a las personas desplazadas y hambrientas, pero el reparto de ayuda es caótico.

“La magnitud de la situación va mucho más allá de lo que puede hacer un país o un gobierno”, explicó Gerry Bourke, portavoz del Programa Mundial de Alimentos (PAM).

“Decenas de miles de familias lo perdieron todo. Hay niños que perdieron a sus padres y comunidades que perdieron escuelas y clínicas”, comentó el secretario general de la Federación Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, Elhadj As Sy, quien sobrevoló las zonas inundadas.

“Debemos reaccionar rápidamente a gran escala y prepararnos para acompañar a la población afectada a largo plazo”, destacó. El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, pidió el viernes a la comunidad internacional multiplicar las donaciones. La ONU ya liberó 20 millones de dólares en un primer paquete de ayuda de emergencia.

“Pero se necesita una ayuda internacional mucho mayor” , señaló Guterres. El 11 de abril está prevista una conferencia de donantes en Beira.

Escuelas, hoteles e iglesias se han transformado en centros de acogida tanto en Mozambique como en Zimbabue.

En el principal hospital de Beira, ciudad de medio millón de habitantes, el techo resultó dañado y sólo puede funcionar al 40% de sus capacidades.

Pero en las calles, la normalidad regresaba progresivamente y el viernes se formaban colas frente a los bancos, que reabrieron sus puertas. Las operaciones de reconstrucción también se han iniciado lentamente. Algunos habitantes buscaban entre los escombros de un supermercado para recuperar planchas de metal con las que construir viviendas precarias. Y los técnicos trabajaban para restablecer líneas telefónicas y la electricidad. 

 

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD