El padre, el hijo y los pecados de los políticos italianos

ROMA, Italia. Luigi di Maio solía creer que los pecados del padre deberían afectar al hijo.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/SH225I3VAVHGJFIIJDNC3BFNXU.jpg

Luego, él se volvió el hijo.

Durante años, Di Maio, líder de 32 años del gobierno de coalición populista de Italia, atacó a sus enemigos políticos buscando mancillarlos con las supuestas conductas erróneas de sus padres. Ahora se encuentra inmerso en su propio drama familiar. Noticias recientes señalan a su padre de pagar a sus empleados sin registrar los pagos en la contabilidad y construir ilegalmente en su propiedad en las afueras de Nápoles.

Las violaciones, algunas de las cuales han aceptado los Di Maio, han tenido un impacto más profundo, pues Di Maio, vicepresidente del Consejo de Ministros de Italia, de reputación impecable y miembro del Movimiento 5 Estrellas que está en contra de la clase dirigente, también ostenta los cargos de ministro del Trabajo y de Desarrollo Económico.

PUBLICIDAD

El escándalo ha motivado un frenesí entre los críticos de Di Maio, quienes vociferan que los mantras de “honestidad” y “transparencia” de su partido están llenos de hipocresía. Tras años de ataques personales, furibundos y dudosos esparcidos a través de vastas cadenas en las redes sociales, la filosofía de “culpable por asociación” y “culpable hasta que se compruebe lo contrario” de los populistas italianos ahora parece poner en peligro a uno de sus líderes más importantes.

A finales del mes pasado, el programa de noticias italiano Le Iene comenzó una serie de reportajes que presentaban a los exempleados del padre de Di Maio, Antonio, relatando cómo se les pagaba una parte de su sueldo sin que quedara registrado en la contabilidad o se les presionaba a no informar sobre lesiones en el trabajo. El programa más reciente, que salió al aire el 2 de diciembre, mostró cómo parece ser que Antonio di Maio también realizó construcciones sin contar con los permisos correspondientes en su propiedad en las afueras de Pomigliano D’Arco, la pequeña población donde Di Maio vivió con sus padres hasta que se mudó a Roma para formar parte del Parlamento.

Cuando se le mostraron imágenes aéreas del antes y el después de la propiedad de su padre, el líder populista sugirió que las edificaciones ya estaban ahí, pero que no se alcanzaban a ver. Asimismo, descartó otra estructura en apariencia ilegal, alegando que solo era un establo. Sin embargo, el periodista, quien posteriormente recibió amenazas de muerte de los seguidores en las redes sociales del partido Movimiento 5 Estrellas, presentó fotografías que mostraban a Di Maio y a sus amigos en una fiesta en 2013 relajándose en una piscina de la propiedad y en la cocina del supuesto establo.

A medida que las autoridades locales han investigado las construcciones, que quieren demoler, Di Maio ha reconocido: “Mi padre cometió errores en su vida”. También agregó que durante años ni siquiera le habló y ha dicho que se distancia “de su comportamiento, pero no deja de ser” su padre.

No obstante, Di Maio ha estado bajo presión.

El 3 de diciembre, Maio padre, quien incursionó en la política posfascista, publicó un penoso video en Facebook que posteriormente se diseminó en las redes sociales del Movimiento 5 Estrellas.

En el video, Di Maio padre, sentado en un escritorio con una máquina de fax, una calculadora y notitas autoadhesivas, lee una declaración de manera acartonada en la cual pide perdón y se describe como un microempresario que, “como todo padre”, hizo lo que pudo para ser el sustento de su familia.

“Lo lamento por mi hijo Luigi, a quien están tratando de atacar”, dice, insistiendo en que su hijo no sabía nada de sus fechorías y alaba su “honestidad, transparencia y valentía”. Exige a los críticos que “dejen en paz” a su familia, pero argumenta que no tuvo otra elección más que contratar a los trabajadores sin registrarlos en los libros.

Se despide disculpándose nuevamente con su hijo y diciendo: “Como padre, solo puedo alentarlo a seguir adelante, no porque es mi hijo, sino porque creo que está haciendo lo que es bueno para este país, contra todo y todos”.

Durante años, “todos” incluyó a parientes de los enemigos políticos de Di Maio hijo.

Antes de que el Movimiento 5 Estrellas llegara al poder, su principal objetivo era el ex primer ministro Matteo Renzi, del Partido Demócrata. Di Maio y el ejército de seguidores en línea del partido aprovecharon las investigaciones sobre el presunto tráfico de influencias de su padre como ejemplo de las políticas corruptas que prometían remplazar.

No obstante, en octubre, los jueces italianos decidieron archivar un caso en contra del padre de Renzi, Tiziano, y multaron a Il Fatto Quotidiano, un periódico italiano que apoyaba al Movimiento 5 Estrellas, por difamarlo.

“Estoy convencido de que los pecados del padre no deben afectar a los hijos”, escribió Renzi en Facebook después de que el programa sobre el padre de Di Maio salió al aire. “Esto es algo que siempre he dicho, a diferencia de Di Maio, quien hasta ahora lo entiende”.

La exministra de reformas de Matteo Renzi, Maria Elena Boschi, tuvo una experiencia similar. Durante años, el Movimiento 5 Estrellas y sus aliados afirmaron, sin tener pruebas, que Boschi usaba su poder en el gobierno para rescatar a los principales tenedores de bonos a costas de los accionistas comunes en el banco donde su padre trabajaba. Di Maio alegó que su partido no “tenía ningún conflicto de interés, a diferencia de Boschi, quien hace leyes para su padre”.

Después de que se dieron a conocer las acusaciones en contra del padre de Di Maio, Boschi apareció en un video que publicó en Twitter mirando fijamente a la cámara.

“Me gustaría ver el rostro de Antonio di Maio, el padre de Luigi, y decirle que espero que no pase por lo que su hijo y sus amigos hicieron pasar a mi padre y a mi familia”, dijo.

Hasta la semana pasada, Di Maio había respondido con indignación, y demandas, a los informes sobre su familia. A principios de este mes, el periódico de izquierda La Repubblica publicó reportajes sobre la ampliación ilegal que llevó a cabo su padre en su casa de la infancia en Pomigliano D’Arco. En un video de Facebook que publicó el 7 de noviembre, Di Maio atacó el reportaje y envió un “enorme abrazo” a su padre. “Siempre fuimos una familia honesta que se comportó honestamente”, dijo.

El 27 de noviembre, Di Maio tuvo un enfrentamiento en televisión con el editor de La Repubblica, Mario Calabresi, quien señaló que el Movimiento 5 Estrellas había presentado una demanda en contra del dirigente y, por error, la había dirigido a su padre, Luigi, un oficial de policía asesinado por terroristas de izquierda en 1972, cuando el editor tenía 2 años.

Al día siguiente, el blog del partido escribió que Calabresi era tan deshonesto intelectualmente que “para manchar la reputación de Luigi di Maio está dispuesto incluso a usar el nombre de su padre fallecido”.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD