Mujica: Hubo "golpe de Estado" en Paraguay

MONTEVIDEO. El presidente uruguayo, José Mujica, consideró que la destitución de Fernando Lugo en Paraguay fue “un golpe de Estado” y reveló que fue él quien solicitó el respaldo de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) al mandatario depuesto.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/45EYW7UMTBHX5FDW7MLHPMSRC4.jpg

“Estando en la cumbre por el acuerdo ambiental (Río+20) en el hotel el viernes de mañana, el canciller (Luis) Almagro me dio la noticia del juicio político. A raíz de eso le llamé a Lugo, que me contó la situación. Me dijo que era el intento 24 y que parecía que era una cosa sumarísima”, reveló Mujica en declaraciones a Radio Montecarlo.

El mandatario comentó que “allí mismo le manifesté que iba a plantear esto” en la Unasur y relató que posteriormente habló con la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, quien le comentó que el nuevo presidente, Federico Franco, había llamado a la embajada de Brasil en Asunción para informar que iba a asumir el viernes.

“Todavía no se había sustanciado la acusación del Parlamento en el Senado; sin embargo, Franco ya manejaba los resultados. Este es uno de los argumentos más claros de que había una decisión tomada fuera del juicio. Los elementos hacían sospechar que de fondo era un golpe de Estado orquestado por acuerdo político”, aseguró Mujica.

Por su parte, el canciller Almagro dijo al diario La República que en Paraguay hubo “un quiebre institucional porque no se dieron las garantías constitucionales de legítima defensa:por el carácter de indefensión que vivió el presidente Lugo y por la brevedad en los plazos que determinaron la destitucióndel gobierno democráticamente electo”.

Precisó que “las 15 horas en las que se desarrolló el juicio  político y las dos horas que le concedieron al presidente Lugo para articular su defensa, no se sostienen en el marco legal y democrático al que estamos acostumbrados a ver en el concierto internacional”.

El canciller concluyó que Uruguay propondrá que toda decisión que se tome dentro del Mercosur y la Unasur sea en consenso y en el marco de un “debate profundo”.