Ocho opositores nicaragüenses condenados a prisión por protestas contra gobierno

MANAGUA. Ocho opositores nicaragüenses fueron condenados este lunes a largas penas de prisión por “terrorismo” y otros delitos, debido a su participación en las protestas contra el gobierno de Daniel Ortega que sacudieron al país el año pasado.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/M7YWCNK5UZB5VKPI5DRFZED3TU.jpg

La mayor condena recayó sobre el manifestante Juan Baquedano, a quien una juez de Managua le impuso 47 años de prisión, de los cuales 20 años fueron por el delito de terrorismo con base en una reciente ley que criminaliza las protestas, indicó el poder judicial en una nota de prensa.

A ello, se suman 25 años por la muerte de un hombre durante las manifestaciones y dos años por el delito de entorpecimiento de servicios públicos. Según la acusación de la Fiscalía, Baquedano emboscó e hirió mortalmente a un hombre de apellidos Ramos Chavarría, el pasado 16 de junio. No obstante, el código penal nicaragüense establece una pena máxima de 30 años.

Más de 140 opositores ya han sido condenados durante el gobierno de Ortega por terrorismo u otros delitos similares, en juicios que se celebran a puertas cerradas. Los otros siete opositores fueron sentenciados a 25 años de cárcel, de los cuales 20 fueron impuestos como “coautores del delito de terrorismo”, tres años por secuestro y dos por entorpecer los servicios públicos durante las protestas.

PUBLICIDAD

Los condenados, originarios de los departamentos norteños de Jinotega y Matagalpa, fueron señalados por la Fiscalía de “obstaculizar el paso y la libre circulación” sobre la carretera con barricadas para protestar contra el gobierno. Grupos humanitarios calculan que entre 400 y 600 opositores están detenidos por participar en las protestas que estallaron en abril pasado, de los cuales más de 300 fueron encausados criminalmente.

Las protestas antigubernamentales comenzaron el 18 de abril pasado contra una reforma del seguro social, las cuales luego derivaron en un movimiento para reclamar la renuncia de Ortega, por los muertos que dejó la represión contra los manifestantes.

Grupos humanitarios calculan que más de 320 nicaragüenses murieron a causa de la represión, mientras que el gobierno reconoció sólo 198 víctimas fatales, de las cuales culpa a la oposición, a la que acusa además de haber promovido un golpe de estado.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD