¿Qué piensan los electores de Bolsonaro a los 100 días de su Gobierno?

RÍO DE JANEIRO. Una parte de los brasileños que eligieron a Jair Bolsonaro como presidente de Brasil en octubre pasado dicen estar arrepentidos y los aún fieles al líder ultraderechista admiten que el Gobierno enfrenta problemas.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/D6SZ3PUELFHHBBZBLNGJORMAL4.jpg

El arrepentimiento de parte de los electores del capitán de la reserva del Ejército que sedujo a millones con su promesa de acabar con la corrupción generalizada en el país se reflejó en una encuesta divulgada por la firma Datafolha esta semana con motivo de los 100 primeros días de Gobierno del ultraderechista, que se cumplen este miércoles.

Exactamente seis meses después de haber sido elegido con el 55% de los votos, la tercera parte de los electores brasileños (30%) califican negativamente al Gobierno tras sus 100 primeros días, frente a un 32% que lo consideran positivo y un 33% que lo valoran como regular.

La frustración de parte de los electores de Bolsonaro fue constatada por Efe en una visita a uno de los mercados públicos itinerantes de Río de Janeiro, donde muchos de los que votaron por el capitán prefieren mantenerse alejados de cámaras y micrófonos y, entre los pocos que aceptan hablar, la mitad dice estar arrepentida.

PUBLICIDAD

Tal es el caso de Adeilton Oliveira, un vendedor de bananas de 55 años, totalmente desilusionado con quien fuera su candidato.

“Voté en Bolsonaro y estoy arrepentido. En mi opinión está haciendo un mal Gobierno (...) Él está muy confuso en ciertas cosas”, dijo.

Oliveira alegó que el gobernante ya tendría que haber mostrado resultados y ser más “agresivo” contra la corrupción.

También arrepentido se mostró Vagnos Francisco Nunes Almeida, de 44 años y vendedor de huevos y carne de pollo.

“Me continúa gustando, pero no tanto como antes. Creo que en 100 días de Gobierno ya es suficiente y él tendría que mostrar alguna cosa”, afirmó.

Almeida agregó que el mandatario “aún no cumplió las promesas que hizo para los 100 días”.

André Luis Alves Ribeiro, otro vendedor de plaza pública de 47 años, por el contrario, dice que no se arrepiente de haber votado en Bolsonaro y que está confiado en que va a mejorar el rumbo pese a los esfuerzos de la oposición por impedirle gobernar.

“Él no cumplió lo prometió para los 100 primeros días porque tiene muchas dificultades para aprobar sus proyectos (en el Congreso) y la oposición está impidiéndolo de cumplir muchas cosas de las que quiere hacer”, aseguró al referirse a las resistencias en el Congreso a proyectos banderas del Gobierno.

Las principales promesas de campaña fueron la reforma al sistema de las jubilaciones y la que endurece el tratamiento a los corruptos.

El comerciante Marcio Alves, de 54 años y propietario de un restaurante vecino al mercado, también dice no estar arrepentido e igualmente culpa al Congreso por los problemas del Gobierno.

“Él está intentando cumplir pero es muy difícil cuando se tiene un Congreso acostumbrado a hacer las cosas a cambio de favores. Si el presidente no acepta lo que le piden, es muy difícil que le aprueben sus proyectos”, dijo.

La mayor aprobación del presidente, con el 41%, se presentó entre las personas con educación superior y entre los que tienen una renta entre cinco y diez salarios mínimos.

En Sao Paulo, otro de los fortines políticos de Bolsonaro en las elecciones, muchos de los electores del capitán pasaron de la euforia a la cautela en los primeros 100 días de su Gobierno, pero aún se escuchan voces de defensa y que dan un voto de confianza al “pasado militar” de Bolsonaro y de algunos miembros de su gabinete.

“El militar cuando toma alguna actitud inadecuada o errónea es castigado y es retirado de la 'caja' como una manzana podrida”, declaró en defensa de la presencia castrense en Gobierno de Bolsonaro el médico gastroenterólogo y exmilitar paulista Luiz Fernando Brandao, de 55 años.

De acuerdo con Brandao, Bolsonaro y varios militares consiguieron llegar al poder a través de las urnas y no de las armas.

“Lo que sucedió es que inteligentemente los militares se lanzaron a la candidatura y lo que nosotros observamos fue que masivamente el pueblo quería algo totalmente diferente de lo que nosotros estamos viviendo desde la época de Joao VI”, rey de Portugal que trasladó su reino para Brasil a comienzos del siglo XIX, apuntó el médico.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD