Reino Unido expresa preocupación por la sanidad de los británicos en la UE

LONDRES. El ministro del Brexit, Stephen Barclay, trasladó a la Unión Europea su preocupación por posibles restricciones al acceso sanitario de británicos residentes en el bloque comunitario si se produce una salida del Reino Unido de la UE sin acuerdo.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/5HYEXMDQO5CPTCWBBQ3S4EDDCM.jpg

Lo hizo a través de una misiva dirigida al negociador jefe de la UE, Michel Barnier, en la que le explicó la inquietud existente en el país respecto a esa cuestión.

En propuestas publicadas por la Comisión Europea (CE) no se contemplaban estos acuerdos sanitarios, algo que “preocupa particularmente” a los británicos, señaló Barclay.

El Parlamento británico respaldó la semana pasada una enmienda que exigía al Ejecutivo negociar con la UE que se respeten los derechos de los ciudadanos comunitarios en el Reino Unido y de los británicos en el resto del bloque si se produce un “brexit” sin acuerdo.

PUBLICIDAD

Sin embargo, la CE respondió que no quiere hacer “mini acuerdos” sobre asuntos separados del Acuerdo de Salida que sellaron el pasado noviembre Londres y Bruselas.

El pacto contiene compromisos recíprocos para mantener los derechos de 3,5 millones de europeos residentes en el Reino Unido y de los 1,5 millones de británicos que tienen su residencia en alguno de los 27 países restantes de la UE para que puedan seguir viviendo y trabajando en esos lugares.

Al amparo de la cláusula aprobada, este punto del pacto se respetaría aunque finalmente el país abandonara el bloque comunitario de forma no negociada.

El Reino Unido ya se ha comprometido a respetar esos derechos en cualquier escenario, pero Bruselas ha manifestado que son los países los que individualmente deben decidir lo que quieren hacer y no todos ellos han clarificado cómo actuarían.

En su carta, Barclay matiza que el principal propósito del Gobierno sigue siendo conseguir que salga adelante el Acuerdo de Salida.

No obstante, agregó que quiere explicar a la UE la posición británica y pedirle “su visión formal” sobre la propuesta respaldada en Westminster.

El ministro adelantó que seguirá tratando el asunto de forma bilateral con los países miembros de la UE, si bien confesó que estaría “feliz de poder explorar soluciones” con Barnier que aseguren que los acuerdos sobre los derechos de los ciudadanos, en particular los más vulnerables, sean protegidos en cualquier escenario.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD