Seis muertos en represión de protestas por escasez y encarecimiento en Sudán

JARTUM. Al menos seis personas fallecieron cuando la Policía sudanesa dispersó manifestaciones contra la escasez de productos básicos y su encarecimiento en varias ciudades del país, donde también fueron atacadas sedes gubernamentales.

 

La cadena Al Sudán informó de que seis manifestantes fallecieron en la ciudad de Al Qadarif, en el oeste de Sudán, donde las autoridades locales han decretado el estado de emergencia. Anteriormente, un médico del hospital público de la localidad informó que dos personas fallecieron por disparos de las fuerzas de seguridad.

La fuente, que quiso mantener el anonimato, detalló que una de las víctimas es un trabajador autónomo de nombre Al Nur Fadl, quien recibió un disparo en el pecho, y la otra es Mohanad Ahmad, un estudiante que pereció de un tiro en la cabeza.

PUBLICIDAD

La violencia entre los manifestantes y la Policía estalló después de que estos quemaran una oficina del partido gobernante y la sede del gobierno provincial, así como tres vehículos públicos, entre ellos uno policial, según testigos.

En la ciudad de Dongola, capital del estado de Río Nilo, los manifestantes prendieron fuego a edificios gubernamentales y a la sede del oficial Partido del Congreso Nacional (PCN), y corearon lemas en contra del “régimen” de Jartum, entre ellos “Paz, libertad y la revolución como opción del pueblo”, relataron testigos.

También en la localidad de Berber, en Río Nilo, la Policía reprimió las protestas y disparó con fuego real contra los manifestantes, según el propietario de un comercio de nombre Omar al Taher. Ayer, las autoridades de esa región declararon el estado de emergencia y el toque de queda, y suspendieron las clases en las escuelas por un tiempo indeterminado.

En el estado de Sennar, ubicado en la frontera con Sudán del Sur, cientos de manifestantes salieron a las calles esta mañana, principalmente estudiantes, y la Policía los dispersó con gases lacrimógenos y porras. Mientras, en la capital sudanesa, Jartum, se registraron en la tarde del jueves las primeras protestas, las más grandes en las paradas de autobuses, mientras la Policía empleó gases lacrimógenos para dispersarlas y se pudieron escuchar disparos en la Universidad.

En la ciudad de Um Durman, gemela de Jartum, también hubo protestas, pero la Policía las reprimió. Por su parte, el encargado de comunicación del PCN, Ibrahim al Sadeq, declaró a la prensa que “el derecho de expresar las posturas y las opiniones está garantizado por la Constitución, pero el sabotaje no es aceptado” en Sudán. Asimismo, consideró que las manifestaciones son un “intento de desestabilizar la seguridad” detrás del cual se encuentran “elementos opositores”.

El Gobierno sudanés aseguró ayer que la crisis de liquidez que vive el país y el hecho de que los ciudadanos no puedan retirar su dinero de los bancos son los “verdaderos problemas” a los que hay que hacer frente. Asimismo, aseguró que todavía está subvencionando el pan y el petróleo, y que esos subsidios están previstos también en los presupuestos de 2019.

La moneda sudanesa fue devaluada el pasado octubre y cotiza actualmente a 47,5 libras sudanesas frente al dólar, y llega a las 60 libras en el mercado negro. La inflación se sitúo cerca del 69 % el pasado mes debido al alza de precios generalizada, siendo los productos que más se han encarecido la carne, la cebolla y la leche. 

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD