Trump dispuesto a devolver golpe por golpe tras fin de investigación rusa

WASHINGTON. Donald Trump decidió pasar a la contraofensiva y su gobierno anunció el miércoles que investigará el origen de la investigación rusa para verificar si el FBI “espió” ilegalmente su campaña presidencial de 2016.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/6CKWLPVEWJCZRPOMWMHE7AHS3E.jpg

El fiscal general de Estados Unidos, Bill Barr, dijo este miércoles al Congreso que la policía federal (FBI) espió la campaña del magnate republicano y señaló que está abriendo una investigación al respecto. En medio de nuevas acusaciones por parte de Trump de que fue objeto de un “intento de golpe”, Barr declaró a los legisladores que el FBI podría haber ido demasiado lejos al abrir una investigación de contrainteligencia sobre la campaña de Trump.

“Espiar una campaña política es un gran problema” , afirmó ante el Comité de Apropiaciones del Senado. “Creo que hubo espionaje. La pregunta es, ¿fue realizado justificadamente? No estoy diciendo que no lo fuera”, afirmó.

“La investigación comenzó ilegalmente. Todo fue una estafa. Todo” , protestó a su vez el presidente tras prometer que devolvería golpe por golpe. “¿Por qué contraatacar? Porque sé a qué punto todo era ilegal” , insistió. La oposición salió al cruce de estas afirmaciones.

PUBLICIDAD

“Perpetuar las teorías de un complot no es nuevo en el Departamento de Justicia”, respondió el jefe de la bancada demócrata en el Senado, Chuck Schumer. “Este tipo de discurso partidista puede satisfacer a Donald Trump (...) pero asesta un nuevo golpe a nuestras instituciones democráticas” , dijo por su lado el diputado demócrata Adam Schiff.

El FBI abrió en julio de 2016 una investigación sobre la injerencia de Moscú en la campaña presidencial, antes de interesarse en los contactos entre el entorno del candidato republicano y Rusia. Los responsables del FBI siempre negaron toda motivación política en su accionar, pero Trump nunca se privó de denunciar una “caza de brujas” conducida por los demócratas.

Para garantizar una investigación independiente, el exjefe del FBI Robert Mueller, un hombre respetado por todos, fue designado en mayo de 2017 fiscal especial encargado de examinar las sospechas que recaían sobre el presidente.

Tras 22 meses de investigaciones, Mueller entregó, el 22 de marzo último, su informe final a Bill Barr, que reveló sus principales conclusiones unos días después.

Según Barr, el informe exonera al presidente de toda sospecha de colusión y no contiene elemento alguno que justifique denunciarlo por obstrucción a la justicia.

Desde entonces Trump grita victoria, a pesar de que el miércoles admitió no haber leído el informe final de Mueller. Barr prometió que en menos de una semana difundirá una versión del documento, con exclusión de algunos fragmentos que contienen informaciones sensibles o comprometedoras.

En paralelo, el secretario de Justicia está montando un equipo para “verificar si no hubo abuso de poder” de parte de las agencias federales, según explicó el martes ante una comisión presupuestaria del Senado.

“Quiero estar seguro de que no haya habido actos de vigilancia no autorizados”, dijo. “No pienso solo en el FBI sino en todas las agencias federales” , precisó.

Destacó que él cree “que probablemente hubo un fallo entre un grupo de jefes en el escalón superior” del FBI y que puede resultar necesario “observar de más cerca las actividades de algunos ex altos funcionarios”.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD