Un muerto en protestas tras eliminación de Brasil

Un hincha falleció a causa de un tiroteo registrado en Rio de Janeiro, durante actos violentos perpetrados al término del partido en que la selección de Brasil cayó por goleada contra Alemania.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/HUHXWVO5HFHVVHLBEZALWV626I.jpg

La tristeza por la estrepitosa caída de la selección anfitriona, pronto se convirtió en violencia, que se apoderó de las calles de varias ciudades, como en Río de Janeiro, donde la policía tuvo que hacer uso de la fuerza para detener las protestas.

La policía abrió fuego contra un grupo de personas que se econtraban incendiando un bus, lo que dejo como saldo un muerto, según informa el portal de noticias ABC de España.

Los actos vandálicos también se registraron en la ciudad de Belo Horizonte, escenario del partido, donde el bohemio barrio de Savassi, el más visitado por los turistas con un promedio de 25.000 personas en sus bares y calles, se sucedieron peleas callejeras que terminaron con doce detenidos, conforme reportes de la agencia EFE.

Dentro del estadio hubo desmanes y varias personas que intentaron destruir parte del patrimonio público debieron ser expulsadas del recinto deportivo y custodiadas por la Policía hasta la salida, según las autoridades.

En Sao Paulo, mientras la tristeza cundía en algunos lugares preparados para el festejo, como el bohemio barrio de Vila Madalena y la FanFest, donde muchas personas se retiraron antes de finalizar el partido, otros puntos de la mayor ciudad brasileña eran testigos de una oleada de violencia.

La empresa municipal de transportes SPTrans confirmó que un garaje de una empresa de autobuses en la zona sur de la ciudad, próximo a la represa de Guarapiranga y a la carretera de M'Boi Mirim, fue atacado por desconocidos que prendieron fuego a quince autobuses que estaban estacionados y fuera de servicio.

El hecho ocurrió media hora después del final del partido que se disputó en Belo Horizonte.

La Policía informó a Efe de que nadie resultó herido en el incendio de los autobuses.

En la Avenida Yervant Kissajikian, en la región suroriental de la capital paulista, un autobús fue quemado, mientras que en el barrio Jardim Presidente Dutra, en el vecino municipio de Guarulhos, también en la región metropolitana, otro más fue atacado con fuego.

Próximo a Guarulhos, en el barrio Sapopemba, un autobús más fue abordado por desconocidos, que pidieron a los pasajeros bajarse y lo incendiaron, para sumar así 18 vehículos del transporte público quemados al comienzo de la noche en Sao Paulo.

En el barrio de Sao Mateus, en la zona oriental de la ciudad, una tienda de electrodomésticos de la red Ponto Frío fue destruida y tres hombres y dos adolescentes fueron detenidos por la Policía Militarizada (PM) .

En Salvador, capital del nororiental estado de Bahía y una de las doce sedes del Mundial, la FanFest de la FIFA, en el turístico Farol da Barra y que reunía 50.000 espectadores, tuvo que ser suspendida por desmanes e intento de asalto colectivo.

El intento de robo, de acuerdo con la Policía, comenzó con una confusión provocada para causar tumulto y facilitar la acción de los asaltantes, de los que cinco fueron detenidos.

En la playa de Copacabana, uno de los lugares de más público durante el Mundial en Río de Janeiro, tres personas fueron arrestadas por causar una confusión que asustó a gran parte de las personas que salieron corriendo sin saber lo que pasaba y pensando que se trataba de un asalto colectivo.

En Recife, capital de Pernambuco (nordeste) y otra de las sedes mundialistas, la Policía Montada tuvo que interrumpir la FanFest y usar gases lacrimógenos para dispersar una pelea entre aficionados durante el partido.

Según medios locales, algunas personas resultaron pisoteadas por los caballos.

En Curitiba, unos 15 autobuses fueron apedreados y otro asaltado e incendiado en el barrio Sitio Cercado, de acuerdo con la información del Centro de Control Operacional Urbs, que no reportó heridos durante los actos de vandalismo.