Palabra del Vicario

El nombre tuku karu se toma por las famosas langostas que arrasan los campos; el calificativo se aplica a las personas que visitan a los parientes en áreas rurales y que se aprovechan para aviarse con todo lo que puedan, volviendo cargados de frutas, animales y demás a sus casas.

El padre Gilberto Penayo, de la Iglesia Catedral de Encarnación, se refirió al fenómeno diciendo que hay que recibir a esas visitas con amor, ya que el paraguayo todo lo que tiene lo comparte. “Si tienes un arroz blanco, eso vas a compartir con tu visita”, resaltó.

Increíble reflexión del Vicario. Hombre de ciudad va al campo a robar, ese es su mensaje de Semana Santa. El fruto cae de maduro. Esta reflexión es de mendigo.

PUBLICIDAD

Silvio Sosa

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD