¿Por qué será?

¿Por qué la mayoría de la población paraguaya considera exitosos a aquellos ciudadanos que ganaron fortunas, independientemente de cómo la obtuvieron?

 Algunos, dada la admiración hacia ellos, llegaron incluso a ser presidentes del país, y muy estimados por las Iglesias por sus aportes pecuniarios a las mismas.

¿Será que científicos, ilustrados literatos, profesionales universitarios y de formación media, inventores, artistas, profesores universitarios, maestros de escuelas y colegios, asistentes sociales, religiosos, etc. algún día sean valorados tal como se merecen? ¿Recibirán nuestras calles sus nombres y no de políticos corruptos que muy poco legaron al país? ¿Será que se honrará a los mismos de la misma forma que se admira a los sinvergüenzas y deshonestos?

En breve tiempo, las salas de importantes clubes sociales u organizaciones similares, ¿serán distinguidas con nombres de gente que ha dejado como herencia cosas trascendentes a la nación? ¿Observaremos grandes obras civiles como aeropuertos, carreteras, terminales de buses, puentes, edificios, túneles, estaciones de ferrocarriles, centros educativos, hospitales, etc. con nombres de ciudadanos famosos por cualidades nobles y diferentes, como muestras de tributo a su labor?

¿Por qué nos equiparamos y manifestamos admiración desmedida por la gente corrompida y cínica? ¿Será que somos corruptos y nos gustan los “exitosos” que nos representen cabalmente?

¿Acontecerá alguna vez que enaltezcamos a compatriotas honrados, creativos, laboriosos, sinceros, humildes, tolerantes, caritativos y respetuosos de las leyes y de los semejantes, en actos públicos multitudinarios con premios atractivos, para expresarles nuestro respeto por sus destacadas trayectorias en beneficio del país?

Es ya hora de que entendamos que el honor se gana a través de respetar a otros y a nosotros mismos. La riqueza, la ropa o el atractivo físico no son requisitos indispensables, pues el respeto entregamos a aquellos que se conducen con integridad y tratan a los demás con dignidad. ¿Será que pronto podremos tomar en consideración lo expresado anteriormente?

Aníbal Reinaldo Pangrazio

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.