Un Bolsonaro asoma en el horizonte

El fundador del Partido Colorado, José Segundo Decoud, viendo la corrupción imperante por culpa de sus correligionarios, se suicidó, dejando una carta explicativa a su esposa Benigna. “Dicen mis detractores que yo fundé la Asociación Nacional Republicana para mi provecho. Pero, ¿quiénes son los favorecidos? Los que tienen opulentos palacios en Asunción y grandes estancias en la campaña y puertos en el litoral que compiten con el capitaleño, pero con un tráfico reconocidamente ilegal... ¿Y sus comilotones? ¿Y los que fundieron varios bancos? A todos ellos les digo: ¡Vade retro, Satanás!”.

Hoy cuando vemos que nuestros chicos no tienen aula para asistir a clases, cuando nuestros hospitales no tienen analgésicos para nuestros compatriotas, cuando nuestros camiones se empantanan por pésimos caminos, cuando por falta de ambulancias los compatriotas mueren en los campos, cuando nuestra frontera está desprotegida ante el avance de criminales por falta de medios de nuestra Policía, cuando no hay luz en las ciudades y en el campo faltan medios de la Ande, se apodera de nosotros una angustia por impotencia.

Es una locura de diputados tener 30 médicos y otros profesionales para parlamentarios que tienen seguro VIP, o sea, un médico por cada dos parlamentarios. También es una locura que el Parlamento tenga 5000 funcionarios para 120 diputados y senadores, y que en el Senado haya 92 funcionarios con rango y sueldo de director y solo existen 30 direcciones, mientras que en Diputados son 101 para 30 direcciones.

PUBLICIDAD

Otra locura es que el vicepresidente tenga 1000 empleados, y que los parlasurianos ganen una fortuna sin trabajar ni hacer absolutamente nada y encima tener centenas de empleados.

En las binacionales los beneficios triplican los sueldos, pagan por presentismo, asignación por hijos, ayuda habitacional, dedicación al cargo, subsidio por energía eléctrica y un monto para almuerzo. En la Justicia Electoral no existen sillas para tantos empleados que trabajan cada cinco años. En la Junta Municipal hay 1700 empleados y en la Municipalidad 9000, y la segunda dama cuenta con otros tantos empleados.

Si el gobierno y los políticos no se dan cuenta de estas barbaridades, es probable que un Bolsonaro paraguayo ESTÉ ASOMANDO EN EL HORIZONTE.

Con el ahorro de estas creaciones populistas tendríamos fondos suficientes para construir 3350 kilómetros de asfaltado, 70.000 viviendas populares, el arreglo de todas las Escuelas de la República, y nuestros compatriotas podrían tener la seguridad de que en los hospitales habría insumos, medicamentos, camas, y profesionales médicos.

Víctor Sánchez Villagra

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD