Cómo hacer para que el perro le pierda el miedo a la mascarilla

La pandemia del coronavirus nos obligó a cambiar algunos hábitos, que indirectamente también tienen influencia en el comportamiento de nuestras mascotas.

Es conveniente hablar claro desde detrás de la mascarilla para que la mascota no desconozca la voz de su ama o amo.
Es conveniente hablar claro desde detrás de la mascarilla para que la mascota no desconozca la voz de su ama o amo.Christin Klose

Muchos perros reaccionan con temor cuando ven a personas que tienen el rostro semicubierto por una mascarilla. Sin embargo, los especialistas precisan que a pesar de la mascarilla, el perro puede seguir reconociendo a sus dueños.

Según los veterinarios, lo que desestabiliza al animal es si la persona muestra miedo o estrés al momento de colocarse el barbijo. En ese caso, recomiendan acostumbrar lentamente al animal a este nuevo accesorio.

“Cuanto más tranquilidad se transmita durante la colocación de la mascarilla, más relajado estará también el perro”, explica Barbara Schöning, de la Sociedad de Medicina y Terapia del Comportamiento Animal (GTVMT).

Según Schöning, más que por lo visual, el perro podría inquietarse por el tono de las palabras. Las mascarillas hacen que la voz suene apagada y parezca un murmullo.

Esto dificulta que el animal entienda a sus dueños y no pueda interpretar correctamente las señales. La veterinaria hace hincapié en la importancia de hablar con claridad.

En general, el comportamiento del dueño influye en la reacción del can. “Un perro más bien inquieto podría reaccionar con más nerviosismo ante la nueva situación que un perro más relajado y que tiene una relación estrecha con su dueño”, destaca Schöning.

La experta también explica la influencia que la mascarilla ha tenido en muchos casos en una cambio de postura. Por ejemplo, en el caso de las personas que llevan gafas e intentan respirar a través del barbijo sin que los lentes se empañen.

Al hacerlo, suelen mantener el cuello y la cabeza muy rígidos. Esto también ocurre cuando se intenta mirar por encima de la mascarilla si esta se coloca muy arriba sobre la nariz.

Si al perro lo inquieta la imagen alterada de sus dueños, Schöning recomienda acercarse al animal despacio y con calma.

“El dueño puede colocarse la mascarilla a no más de dos metros de distancia para que el perro lo vea. Además, es importante hablarle al animal con una voz normal, tranquila y amable”, aconseja la especialista en comportamiento animal.

A algunos perros les sirve olfatear la mascarilla. En el caso de los perros adiestrados, los amos pueden repetir ejercicios de obediencia como “siéntate” o “abajo” con la mascarilla puesta.

La familiaridad facilita que el perro se acostumbre rápidamente a la cara semicubierta.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD