Encarnacenos escrachan a concejal acusado de ser dueño de perro que causó amputación

ENCARNACIÓN. Un grupo de vecinos del barrio San Isidro, Etapa 8 de esta ciudad protagonizó un escrache contra el concejal municipal Julio Arévalos (PLRA), y pidió por nota presentada a la Junta Municipal una sanción para el edil, a quien responsabilizan del ataque de un perro a una persona, que derivó en la amputación del brazo derecho.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/WRYJV3ADQVE57LILN5WX35MHIQ.jpeg
Los vecinos fueron hasta la Junta Municipal para escrachar al concejal Julio Arévalos.Juan Roa, ABC Color

El salvaje ataque que le costó el brazo a Miguel Ángel Rodríguez (56) ocurrió la noche del domingo, frente a un depósito de materiales de construcción, ubicado sobre el camino Tupäsy rapé, en el barrio San Isidrio. El local pertenecería al concejal Arévalos.

Durante el ataque del perro, un rottweiler, Rodríguez resultó literalmente con el brazo derecho destrozado. Dada la gravedad de las heridas fue derivado al Hospital Nacional de Itauguá, donde le amputaron el brazo que fue tomado por la infección.

Según los datos, el hombre caminaba por la vereda del local comercial, que tiene un muro bajo y alambre tejido perimetral. Debido a que sufre de dificultades para caminar, resultado de una lesión cerebrovascular que había tenido anteriormente, Rodríguez se habría apoyado en el muro, y en ese momento le atacó el animal, que aparentemente metió la cabeza a través del hueco del alambre tejido. Los vecinos auxiliaron al hombre y lo trasladaron hasta el hospital regional, y de ahí fue derivado para recibir una atención más compleja.

PUBLICIDAD
Los animales salen por un hueco que tiene el tejido de alambre perimetral.

“Esta es la tercera vez que conocemos de ataques de estos perros a las personas. Hace unos meses atacaron a un vendedor ambulante, se hizo la denuncia, pero no pasó nada”, se quejó Blanca Ortiz, vecina del lugar.

Con asistencia legal de la organización denominada Coordinadora de Ciudadanos Unidos de Itapúa (CUDI), los pobladores presentaron un pedido formal dirigido al presidente de la Junta Municipal, Eduardo Florentín (ANR) para que arbitre alguna medida de sanción contra su colega, si está previsto dentro de las reglamentaciones internas de la Junta. Paralelamente presentaron una denuncia penal contra el concejal, a quien responsabilizan de no tomar medidas preventivas con los animales, y no ocuparse del herido.

“Tenemos miedo, muchas veces esos perros (son dos) andan sueltos por la calle, y tenemos niños en el barrio. En varias oportunidades intentamos hablar con el concejal, pero con mucha prepotencia nos responde que no tiene tiempo”, reclamó la vecina.

De acuerdo a los vecinos, el concejal niega ser el dueño de los animales, por lo que pidieron que la Junta investigue a quién pertenece la propiedad en que se encuentran los mismos.

Intentamos ubicar a Arévalos para obtener su versión, pero no lo pudimos contactar en su teléfono celular y tampoco en la Junta Municipal. Según trascendió, el edil niega ser el dueño y tampoco vive en el lugar donde se produjo el ataque.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD