ARP: débiles controles, un riesgo para el mercado internacional

El titular de la ARP, Luis Villasanti, señaló la necesidad de tomar medidas urgentes para combatir la gran cantidad de robo de ganado y reformar el Senacsa. Mencionó que, así como se pudieron mover cabezas de ganado robadas tras el cuádruple asesinato en el Chaco, también se pueden ingresar animales con aftosa y golpear el comercio internacional.

Animales hallados en el frigorífico, cuádruple asesinato en el Chaco
Parte de los animales robados tras el cuádruple asesinato en el Chaco.Aldo Rojas Cardozo, ABC Color

Villasanti destacó que, tras el cuádruple asesinato en Taguato, aumentó el miedo entre los estancieros y se vislumbró la permeabilidad de los controles del Servicio Nacional de Calidad y Salud Animal (Senacsa).

Lea también: Imputan al capataz y a su esposa por los asesinatos

Manifestó que es necesario reformar Senacsa y tomar medidas urgentes para combatir la gran cantidad de robo de ganado que se registran últimamente. “Tenemos que tratar de que no sea solo papeles sino realidades”, añadió.

PUBLICIDAD

En ese mismo sentido, destacó que si se pudieron trasladar de manera “legal” las cabezas de ganado que fueron robadas de la estancia Taguato, también pueden ingresar animales con aftosa y eso afectaría gravemente el comercio internacional de la carne.

Villasanti expresó que los ganaderos están bastante asustados tras este último hecho registrado, pero que los delitos son prácticamente habituales en las estancias. “Dejando de lado el hecho doloroso, acá también hay un tema de robo y posible pérdida del mercado internacional. Una vaca con aftosa nos mata todo el comercio internacional”, declaró en contacto con ABC Cardinal.

En otro momento, el titular de la ARP adelantó que está trabajando en la creación de un software que tiene como objetivo elaborar un “árbol de guías” de traslado de animales, para que se tenga disponibilidad de toda la ruta de venta.

Nota relacionada: Piden penas más duras para abigeato

Por otra parte, añadió que se debe trabajar más en el control in situ de los animales, porque a veces se venden cantidades mayores de las cabezas con que cuentan las estancias.

Asimismo, también están elaborando un registro del personal de estancia a nivel nacional, para que se puedan verificar todos los antecedentes policiales antes de contratar a capataces o nuevos empleados. “Ahora, vos no sabés si estás durmiendo con el enemigo; pueden ocurrir hechos muy lamentables, como los de Taguato”, agregó.

Lea más: Menores corrieron por sus vidas al ver a sus abuelos asesinados

El Chaco se vistió de luto el domingo pasado, luego de que se descubriera un cuádruple asesinato en la estancia Taguato, ubicada en la colonia Neuland de Mariscal Estigarribia. Resultaron víctimas mortales el propietario de la hacienda, su esposa y los dos nietos del matrimonio, ambos menores de edad.

Tras el homicidio, una banda presuntamente liderada por el capataz robó alrededor de 80 cabezas de ganado. El hombre, identificado como Cesareo Antonio Duarte Galeano, gestionó personalmente el viernes pasado las guías para la venta de más de 80 animales. Declaró que el ganado era de su propiedad y con la documentación lo vendió al frigorífico Athena Foods, donde finalmente fueron rescatados gracias a la identificación del sello de la estancia Taguato.

Al respecto, el titular del Senacsa, José Carlos Martín Camperchioli, sostuvo que no hubo errores en la expedición de guías para la venta del ganado robado. “Se le dio el documento a la persona que se fue a solicitar, que (dijo que) era propietaria del campo. Que él haya hecho eso (venta de animales robados) con sus documentos es una responsabilidad netamente de la persona”, argumentó.

Lea más: No hubo fallas del Senacsa, dice su presidente

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD