Critican labor de juez en crimen de guardaparques

SAN JUAN NEPOMUCENO, departamento de Caazapá (Antonio Caballero, corresponsal). Familiares, excompañeros de trabajo y amigos de los dos guardaparques asesinados hace dos años por cazadores furtivos que ingresaron a la reserva natural “Tapyta”, administrada por la Fundación Moisés Bertoni, expresaron su desconfianza contra la labor del juez penal de garantías Carlos Flores, por favorecer de alguna forma al principal sospechoso del doble homicidio, el funcionario judicial Hugo Daniel González Sosa. Este se presentó la semana pasada y deberá guardar reclusión en la Penitenciaría Regional de San Pedro.

Los guardaparques Rumildo Toledo (izq.) y Artemio Villalba, asesinados hace dos años en la reserva natural “Tapyta”.
Los guardaparques Rumildo Toledo (izq.) y Artemio Villalba, asesinados hace dos años en la reserva natural “Tapyta”.Archivo, ABC Color

El guardaparque Felipe Chávez, compañero de los trabajadores caídos, señaló que están ocurriendo cosas raras en este proceso y que el juez Flores es parcial y no tiene principio de objetividad procesal.

Afirmó que el magistrado buscó la forma de beneficiar a González Sosa, señalado como el tirador que mató a los guardaparques Rumildo Toledo (36) y Artemio Villalba (51), y quien estuvo prófugo por casi dos años. “Por suerte hubo presión de la prensa y de la gente, y por eso se le dio prisión preventiva”, dijo Chávez.

El trabajador agregó que el mismo motivo citado fue utilizado por la querella adhesiva para recusar al fiscal Carlos Mercado, quien había planteado que se le dé arresto domiciliario al procesado.

En ese sentido, el fiscal Mercado dijo que la defensora legal del procesado, Delfina Cibils, planteó esa posibilidad, de que se le dé arresto domiciliario, debido a que el denunciado estaba supuestamente enfermo.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD