Narcoavioneta elude a dos naves paraguayas en persecución aérea

Dos obsoletas y escasamente equipadas naves al servicio del Comando de Operaciones de Defensa Interna (CODI) fueron burladas sin complicaciones por una narcoavioneta que ingresó al espacio aéreo paraguayo y que intentó descargar cocaína en una pista clandestina del Parque Nacional Paso Bravo.

Una de las pistas clandestinas detectadas en el Parque Nacional Bravo, donde tenía su base  una red de tráfico  de drogas.
Una de las pistas clandestinas detectadas en el Parque Nacional Bravo, donde tenía su base una red de tráfico de drogas.

Extrañamente, después de sos semanas, la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad) informó recién ayer la incautación de dos avionetas que estaban varadas en dos pistas clandestinas contiguas que funcionaban irregularmente en el Parque Nacional Paso Bravo, entre los municipios de Puentesiño y San Carlos del Apa, en el departamento de Concepción.

Sin embargo, según los datos oficiales, las dos naves sospechosas ya fueron capturadas el 22 de setiembre pasado, luego de que la Policía Federal (PF) del Brasil avisara justamente a la Senad que una tercera avioneta con una carga de cocaína estaba a punto de ingresar a espacio aéreo paraguayo, procedente de territorio boliviano.

Supuestamente, la Senad pidió entonces apoyo al Comando de Operaciones de Defensa Interna (CODI), que a su vez envíe un helicóptero desde su base de la ciudad de Arroyito, en un viaje de 97 kilómetros. Después, se unió al intento de interceptación un avión Tucano que tuvo que haber despegado de la base aérea de la ciudad de Concepción, que se sitúa a 117 kilómetros de las coordenadas de la pista donde tendría que bajar la nave sospechosa.

Lo concreto es que, si los datos oficiales son ciertos, la narcoavioneta que venía de Bolivia eludió sin mayores inconvenientes a un avión Tucano y a un helicóptero artillados del Gobierno del Paraguay, pese a que la máquina de los traficantes estaba repleta de cocaína y la tendría que hacer más lenta.

Durante la persecución, los tripulantes de las naves paraguayas divisaron las pistas clandestinas, que funcionan en lugares casi inaccesibles, rodeados de esterales, y detectaron que aparentemente un grupo de personas ya estaban aguardando el aterrizaje de la nave que al final se fugó.

Al descender en el lugar, los intervinientes hallaron otras dos avionetas, una Cessna 210 y una Cessna 206, así como una camioneta Toyota Hilux que se iba a usar para transportar la cocaína que debía bajar.

La escena quedó resguardada por una semana, hasta que el miércoles último el fiscal Ysaac Ferreira y su comitiva se trasladaron al lugar.

Luego de dos días de trabajo, las dos máquinas confiscadas fueron traídas el viernes último a Luque, a la base de la Fuerza Aérea Paraguaya (FAP).

El microaspirado que se hizo dentro de ambas máquinas va a determinar si, efectivamente, eran utilizadas para el narcotráfico.

De hecho, una de ellas tenía incorporado el sistema de reabastecimiento de combustible en vuelo, que sirve para darle mayor autonomía y evita que la avioneta tenga que bajar antes del punto establecido.

La nave que se fugó, más las dos ahora incautadas, formaban parte de una flotilla al servicio de una red internacional de tráfico de drogas que sin ningún tipo de temor reinició sus operaciones en el Parque Paso Bravo, pese a que hace solo ocho meses se habían destruido varias pistas clandestinas en la zona.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.