En Itapúa, la Policía toma decisiones que podrían beneficiar a la jefatura

La Policía Nacional, en Itapúa, se convirtió en juez, fiscal y ejecutor de una orden firmada por el magistrado Miguel Riquelme, de Caazapá. La dirección departamental intentó introducir invasores en una finca.

Los campesinos montaron precarias carpas en medio del cultivo de la propiedad de los Kaufmann y la Policía actúo en respaldo.
Los campesinos montaron precarias carpas en medio del cultivo de la propiedad de los Kaufmann y la Policía actúo en respaldo.Archivo, ABC Color

La dirección departamental de la Policía Nacional, en Itapúa, intento introducir invasores de tierra en el inmueble que pertenece a la familia Kaufmann, en Mayor Otaño.

El comisario principal Germán Real, director en Itapúa, es el responsable de haber enviado 50 efectivos policiales y 10 patrulleras para dar protección a campesinos contratados para tomar posesión del inmueble de los Kaufmann; esto sucedió el 6 de octubre último.

La propiedad de los Kaufmann, inversionistas alemanes radicados hace 30 años en Paraguay, se encuentra en medio del acoso de usurpadores de propiedades.

Y la Policía Nacional en Itapúa dejó de lado la neutralidad que obliga la ley para tomar partido en favor de delincuentes que pretenden tomar posesión de una propiedad legítima.

PUBLICIDAD

Un muerto y un título falso

El juez Miguel Riquelme, de Yuty, departamento de Caazapá, entregó la posesión del inmueble de los Kaufmann, al docente Roberto Benítez Báez, de Mayor Otaño.

El mismo juez Riquelme, sin librar oficio a la Policía Nacional ni acompañamiento de oficial de justicia, llegó a Mayor Otaño escoltado por campesinos e ingresó en el inmueble privado.

Desde el punto de vista legal, la propiedad está blindada con medidas cautelares dictadas por la jueza Mafalda Cámeron, de Asunción.

PUBLICIDAD

El título que pretende imponer el juez Riquelme fue firmado por un muerto y el proceso se encuentra a cargo de la jueza Cameron Luque.

La Dirección de Registro Público denunció la falsificación del título de propiedad y la Dirección de Registro Civil certificó la muerte de Plinio Kleeman, seis años antes de la supuesta venta del inmueble que pertenece a los Kaufmann.

Directivos de la firma Barcos SA podrían estar directamente involucrados en la falsificación: Sebastián González, Vicente Gómez de la Fuente, Eulogio Vázquez Bogado y la escribana Graciela Villamayor de Florentín.

El agente fiscal Nelson Ruiz tiene a su cargo una investigación que sospechosamente avanza a paso de tortuga.

Libertades que se toma la Policía en Itapúa

En los años 2018 y 2019, la jueza Mafalda Cameron dictó medidas cautelares en favor de los inversionistas alemanes.

El 3 de setiembre de 2020, el juez Miguel Riquelme ordenó la entrega del mismo inmueble al docente Roberto Benítez Báez quién dice haber comprado 1026 hectáreas a la firma Barcos SA.

El comisario principal Germán Real, por iniciativa propia, sin contar con oficial de justicia ni oficio judicial alguno, envío en la tarde del 6 de octubre último 50 efectivos para escoltar a Roberto Benítez Báez en la toma de posesión del inmueble.

La asesoría jurídica de la comandancia de la Policía Nacional presentó un dictamen en contra de una intervención que de todos modos se llevó a cabo.

Michael Saenger, una suerte de contratista de invasores, facilitó 20 campesinos para acompañar la intervención policial; cada campesino cobra 100 mil guaraníes por día.

¿Aceptó soborno el comisario Germán Real?

roque@abc.com.py

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD