Actual dirigencia de Luqueño sabía de triangulaciones

La actual dirigencia del Sportivo Luqueño estaba al tanto de las millonarias transferencias simuladas desde el club. Bajo la presidencia de Celso Cáceres, actual titular auriazul, se dieron los mayores movimientos de dinero. Los leales del clan González Daher convirtieron a la institución en un pasamanos de dinero.

Celso Cáceres, actual presidente del Sportivo Luqueño. Durante su mandato se dieron los mayores movimientos.
Celso Cáceres, actual presidente del Sportivo Luqueño. Durante su mandato se dieron los mayores movimientos.Archivo, ABC Color

La mayor parte del movimiento de dinero ligado a la triangulación de pases de jugadores se realizó durante la presidencia de Celso Cáceres en el Sportivo Luqueño. Así al menos lo revela un informe técnico de la Secretaría de Prevención de Lavado de Dinero (Seprelad) que obra en poder del Ministerio Público.

De club a pasamanos

De acuerdo a los documentos a los que tuvo acceso ABC Color, dos jugadores uruguayos firmaron un “contrato” con Luqueño el 3 de julio de 2017. Ese mismo día, el entonces presidente del club auriazul, Walter Gustavo Benítez, firmó un contrato de cesión de derechos con la empresa One Management & Media LLP, firma que declaraba domicilio en Londres, Reino Unido.

One Management es propiedad del empresario brasileño Francisco “Paco” Casal (nació en Brasil), quien lleva décadas asentado en Uruguay.

Luqueño, a través de Benítez, entregó la totalidad de sus derechos económicos a la empresa de Casal.

El Bologna transfirió a Sportivo Luqueño por un valor total de 2.499.762 euros entre agosto de 2018 y abril de 2019. La institución auriazul transfirió a una casa de bolsa en Asunción un total de 1.473.389 dólares entre octubre de 2018 y abril del año pasado. Esa casa de bolsa tenía como cliente a la firma de Casal.

Los millonarios movimientos de dinero se dieron durante los años en que Walter Gustavo Benítez y Celso Cáceres ocuparon la presidencia del club; este último se niega a dejar el cargo y se mantiene en base con chicanas ante la Justicia Electoral para evitar convocar a elecciones.

Benítez es el mismo que en 2018 firmó una nota pidiendo que el Senado no expulsara a Óscar González Daher.

Los movimientos por presidencia

De acuerdo a los movimientos bancarios analizados en el informe técnico, el Bologna remitió un total de 999.850 euros (unos US$ 1.125.000) durante la presidencia de Walter Gustavo Benítez.

Entre enero y abril de 2019 fue cuando se dio el mayor movimiento de dinero, siempre según el informe técnico. Durante esos meses, el club italiano realizó cerca de una media decena de transferencias por un total aproximado de 1.500.000 euros, alrededor de US$ 1.690.000.

Fernando, el síndico

Pero el clan González Daher no solo tenía a sus leales al frente de la institución, sino que seguía participando activamente en la vida institucional de Luqueño. El imputado Fernando González Karjallo era el síndico titular de la comisión directiva cuando se produjeron los “traspasos” de jugadores

González Karjallo, imputado junto con su padre el exdirigente deportivo Ramón González Daher, avaló todos los movimientos. En reiterados informes presentados como encargado del control de las actuaciones de la Comisión Directiva, sostuvo que no había encontrado irregularidad alguna.

El imputado tenía como su suplente a Ramón Servín, hurrero del clan González Daher y antiguo funcionario de la Dirección Nacional de Aeronáutica Civil (Dinac).

Precisamente, el Sportivo Luqueño realizó transferencias por US$ 360.000 al extitular de la Dinac, Édgar Alberto “Beto” Melgarejo Ginard luego de que llegaran millonarios fondos desde Italia. Melgarejo también es considerado leal al clan.

El club italiano envió el 3 de enero de 2019, por ejemplo, unos US$ 990.000. Un día después, el 4 de enero, la comisión directiva de la que formaba parte González Karjallo se reunió.

Es decir, tanto Cáceres como González Karjallo deberían haber estado informados sobre la llegada de los millonarios fondos.

juan.lezcano@abc.com.py