Directora pide a su esposo que haga refacciones de centro sin licitación

El Centro Municipal de Información Turística luce totalmente refaccionado, sin embargo, “nadie sabe” cuánto se gastó en el mismo porque no se realizó una licitación pública. La directora de Cultura Angie Duarte encargó el trabajo a su propio esposo, según publicación de la empresa de este.

La directora de Cultura Angie Duarte, junto a su esposo Pierluigi Melillo, director de la empresa Italcasa.
La directora de Cultura Angie Duarte, junto a su esposo Pierluigi Melillo, director de la empresa Italcasa.

En la red social Facebook, la empresa Italcasa publicó una fotografía del Centro Municipal de Información Turística de Asunción junto a la frase: “ItalCasa es una empresa que se dedica a la Construcción, mantenimiento y refacción de hogares y oficinas. Puede contactar al...”. Fuentes municipales confirmaron que esta empresa fue la encargada de realizar las refacciones en el lugar y nos remitieron fotografías en donde se ve al director de la firma en el sitio trabajando con empleados.

El director es Pierluigi Melillo, esposo de la actual directora de Cultura de la Municipalidad de Asunción Angie Duarte. Los trabajos fueron hechos sin llamarse a licitación pública y no se encuentra ningún registro en el portal de la Dirección de Contrataciones Públicas.

Entre los trabajos se puede ver la renovación de pintura, muebles, iluminación, equipos informáticos nuevos y decoración. La oficina, antes de la refacción, lucía en buen estado, es decir, su renovación no era urgente.

Al ser contactada, la directora Angie Duarte, no pudo precisar el monto de la inversión y alegó que los trabajos fueron hechos por la municipalidad. Al consultarle sobre si hubo obras por parte de la firma privada, indicó que solo se trataba de focos.

Asimismo, contactamos el número de la empresa Italcasa, en el que atendió el propio esposo de Duarte, Pierluigi Melillo. Negó que haya hecho trabajos de refacción en el centro turístico y dijo que solo colocó focos. Luego, contradijo a su esposa, alegando que fue una donación para ayudar al centro y no una contratación.

Por otra parte, al no haber una licitación pública, se deduce que las obras fueron pagadas con el dinero disponible en la caja chica de su dirección.

No obstante, esta no debe ser usada para este tipo de trabajos, según el decreto reglamentario de la Ley de Presupuesto que rige en los municipios.

lia.barrios@abc.com.py

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD