Mamá de chofer de Uber baleado denuncia mala atención en hospital

La mamá de un hombre que fue asaltado y baleado mientras trabajaba como chofer de un vehículo de Uber y que quedó con una bala alojada en la cabeza el pasado 22 de enero denunció que su hijo sufre una pésima atención y abandono en el Hospital de Trauma. Clamó una mejor asistencia a las autoridades.

El policía y su acompañante fueron detenidos por agentes de la sección Automotores en el departamento de San Pedro.
El policía y su acompañante sindicados como los autores de la balacera al chofer de Uber fueron detenidos el 24 de enero pasado por agentes de la sección Automotores en el departamento de San Pedro.Archivo, ABC Color

Andrés Aníbal Leguizamón (28) fue asaltado el viernes 22 de enero en horas de la noche cuando dos pasajeros tomaron un viaje a través de Uber en San Lorenzo y pidieron desplazarse hasta Nueva Colombia, lugar en donde le golpearon y dispararon en la nuca para luego robar su vehículo.

El vehículo fue encontrado el día 24 de enero en Guayaybí, San Pedro, en poder del suboficial ayudante Luis Miguel Giménez Merlo (23), quien presta servicios en la Comisaría 39ª de la compañía Potrero (Itauguá) y estaba acompañado por José Luis Olmedo Benítez (19), también policía. Ambos querían vender el vehículo Kia tipo Picanto que supuestamente habían robado.

Tema relacionado: Cae policía sospechoso de participar en robo y lesión grave a chofer de Uber

Leguizamón quedó con la bala alojada en la nuca y, si bien fue dado de alta en este lapso, volvió a internarse en el Hospital de Trauma por un cuadro de meningitis. Sus familiares indicaron que se trata de una complicación de la herida que recibió.

Su madre, Perla de Leguizamón, denunció este martes a ABC que su hijo está aislado y pésimamente atendido en el citado hospital. Dijo que entiende que se trata de una enfermedad contagiosa, pero detalló que lo encontró con sed, lleno de moscas y casi desnudo.

Le puede interesar: Exigen justicia para el conductor de Uber baleado

La señora pidió clemencia y asistencia al director del hospital, Agustín Saldívar, y al ministro de Salud, Julio Mazzoleni. Además, recordó que el comandante de la Policía, Francisco Resquín, le había prometido asistencia, que no cumplió. Doña Perla dijo que escribió al jefe policial, que la dejó en “visto”.

Los dos policías fueron detenidos el pasado 24 de enero, dos días después de haber ocurrido el hecho, que generó inclusive una manifestación de familiares y colegas choferes de la víctima.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD