Precariedad sanitaria es producto de décadas de desinterés gubernamental

Las penurias que a diario soportan los pobladores del departamento de Alto Paraguay debido a las precarias condiciones sanitarias y de los caminos es el fruto de décadas de desinterés e incapacidad de las autoridades gubernamentales. Déficit ya costó la vida de compatriotas que no pudieron llegar a tiempo a otro centro asistencial.

El bote en el que fue transportada Antonia Benítez (87) desde  Bahía Negra hasta  Fuerte Olimpo para recibir atención.
El bote en el que fue transportada Antonia Benítez (87) desde Bahía Negra hasta Fuerte Olimpo para recibir atención.

FUERTE OLIMPO – Dpto. de Alto Paraguay (Carlos Almirón, corresponsal). El último penoso caso tiene como protagonista a la parturienta María Esquivel. La mujer, trabajadora de un establecimiento ganadero en el distrito de Bahía Negra, casi parió en el lodazal donde quedó atascado el vehículo que la trasladaba al centro de salud de la comunidad.

Cuando esperaban la llegada de un tractor que sacara del lodazal la camioneta varada, la mujer rompió bolsa y la situación se complicó. Finalmente, el vehículo fue liberado y pudieron llegar al centro sanitario donde fue ayudada por el personal de blanco para el nacimiento de su segundo hijo: un varón que pesó cuatro kilogramos.

En la misma comunidad de Bahía Negra, doña Antonia Benítez (87) ingresó al centro de salud por probable cuadro de covid-19. Necesitaba ser evacuada al Hospital de Fuerte Olimpo antes de que su situación empeorara, atendiendo la precariedad del servicio en aquella localidad, aunque es destacable el heroico trabajo de los médicos.

Como el camino se encuentra en deplorables condiciones, el traslado se realizó en una pequeña embarcación fletada por G. 2 millones por los familiares de la paciente, atendiendo que el bote del centro sanitario estaba descompuesto.

La anciana tuvo que soportar más de tres largas horas bajo un intenso sol con una temperatura que llegaba a los 40º para llegar a Fuerte Olimpo, donde la estabilizaron y tras la realización de un análisis rápido (análisis de sangre) se pudo comprobar que efectivamente la abuela tenía covid-19, tal como afirmó mediante un comunicado el Ministerio de Salud Pública.

Como en el Hospital Regional de Fuerte Olimpo y en todo el departamento se carece de Unidad de Terapia Intensiva (UTI), nuevamente la longeva paciente debió ser llevada por agua, esta vez en una lancha ambulancia del centro asistencial.

Como siempre ocurre en estos casos, la evacuación se realizó por la localidad brasileña de Puerto Murtinho, donde la paciente fue acomodada en una ambulancia del SEME que emprendió viaje hacia Concepción y fue atendida en el hospital regional.

Reflejo

Tanto en el caso de la parturienta como de la paciente de avanzada edad se evidenciaron una vez más la tremenda precariedad de los caminos y del sistema de salud pública en el Alto Paraguay, que es el reflejo de largos años de desinterés, incapacidad y el manejo inescrupuloso de los recursos financieros durante los sucesivos gobiernos y el de Mario Abdo Benítez no es la excepción.

“Hay varias zonas del país que tienen problemas acuciantes, críticos, pero te diría que la zona del Alto Paraguay y norte de la Región Oriental son áreas que me quitan el sueño y en las que querríamos intervenir lo antes posible”, decía el 14 de julio del año 2018 en entrevista con ABC Cardinal el entonces futuro ministro de Salud Julio Mazzoleni tras visitar la región del Alto Chaco. Casi tres años después del anuncio solo cambiaron algunos directores.

La zona

Alto Paraguay tiene un territorio de 82.349 km² y unos 23.000 pobladores, distribuidos en Fuerte Olimpo, Bahía Negra, Carmelo Peralta y Puerto Casado. Fuerte Olimpo, capital departamental, dista 800 kilómetros de la capital de nuestro país, Asunción.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD