Audiencia preliminar para presidenta y directora de Imedic, el 28 de junio

Patricia Beatriz Ferreira Pascottini y Nidia Godoy Ojeda, presidenta y directora de Insumos Médicos (Imedic), deben presentarse en tribunales el próximo 28 de junio, para la audiencia preliminar en el proceso por importación de medicamentos de dudoso origen con facturas falsas.

Patricia Ferreira y Nidia Godoy, presidenta y directora de Imedic SA, respectivamente, en tribunales.
Patricia Ferreira y Nidia Godoy, presidenta y directora de Imedic SA, respectivamente, en tribunales.Archivo, ABC Color

La audiencia se llevará a cabo a partir de las 08:00, en el juzgado de garantías N° 1 a cargo de la jueza Clara Ruiz Díaz.

Además de las directivas de Imedic, Patricia Beatriz Ferreira Pascottini, y Nidia Godoy Ojeda, el juzgado también convocó para la ocasión al despachante de Aduanas Néstor Domingo Ramírez Giménez, igualmente procesado.

Los cuatro están acusados por producción de documentos no auténticos, uso de documentos no auténticos, comercialización de medicamentos no autorizados y asociación criminal.

La acusación fiscal

La investigación reveló que los procesados montaron un esquema delictivo para traer a Paraguay medicamentos de laboratorios de dudosa calidad de la India y China, y para el efecto adulteraban facturas de la multinacional brasileña Eurofarma, firma que denunció el hecho junto a un grupo de legisladores.

En total, los investigadores encontraron diez facturas adulteradas de la empresa Eurofarma y guías de tras-

lados falsos presentados en Dinavisa (Dirección Nacional de Vigilancia Sanitaria) donde se especificaba que provenían de San Pablo, Brasil, cuando en realidad eran medicamentos importados desde la India y China.

Enoxaparin sodium, letrozol, omeprazol, piperacilina y tazobactan son los fármacos ingresados en forma irregular y posteriormente distribuidos en el mercado nacional, según la Fiscalía.

Propuesta descartada

En febrero pasado, la defensa planteó procedimiento abreviado, específicamente pena de 2 años de cárcel con suspensión de la ejecución de la condena, a cambio de una donación de 50 camas para terapia intensiva (valuadas en G. 1.750.000.000) y donación de 600.000 mascarillas quirúrgicas (valuadas en unos US$ 200.000).

Esta propuesta fue rechazada por el fiscal Marcelo Pecci, quien consideró improcedente el planteamiento de la defensa.