Denuncias de despilfarros millonarios

El director general de Control de Rendición de Cuentas de la Contraloría Mario Florenciáñez, reveló ayer a ABC que presentaron a la Fiscalía denuncias de hechos punibles hasta diciembre del 2020 de posible daño patrimonial por valor de G. 411.000 millones, cometidos en 52 instituciones entre municipalidades y gobernaciones. Indicó que 7 comunas, de las 255, “están aplazadas” en el primer filtro de fiscalización.

El caso de la  Comuna de Jesús es emblemático porque en vez de sacar, cargaban dinero sucio.
El caso de la Comuna de Jesús es emblemático porque en vez de sacar, cargaban dinero sucio.Archivo, ABC Color

El funcionario citó tres casos emblemáticos a su criterio, siendo el primero el de la Municipalidad de Jesús de Tavarangüe donde el exintendente, hoy imputado y enjuiciado, utilizaba las cuentas de Fonacide y Royalties para depositar dinero de origen dudoso, y que según la Fiscalía, provendría del narcotráfico. “Denunciamos eso y nunca vimos ahí lo que normalmente se hace que es vaciar cuentas, en este caso se metía dinero”, resaltó.

Agregó como otro caso emblemático el de Arroyito porque “fue el primer contraste real de ver documentalmente (en los papeles) que había dos aulas, dos baños sexados (construidos), y te ibas al lugar y no existía absolutamente nada; eran las obras fantasma”, dijo.

El caso Azote’y, cuyo Intendente Feliciano Arévalos falleció a causa del covid-19. “Tenemos documentos de que él realizó un estadio, pero los mismos documentos encontramos un año después que decían que realizó el mismo estadio o rindió dos veces con las mismas facturas”, relató.

En Asunción existen varios reportes de hecho punibles ocurridos bajo la administración de Mario Ferreiro y del intendente actual Óscar “Nenecho” Rodríguez (ANR-HC) por valor de G. 176.000.000.000 por emisión de bonos de 2016 y 2017, el caso Empo que no está valorado en sí, pero la empresa reclama un pago a la Comuna. El tercer reporte es de planilleros que cobraron G. 36.000.000.000 y uno último, por G. 2.900.000.000 por el canon del Abasto que no entró a la caja de la Comuna.