Recuerdan que la vacunación está habilitada para todos los mayores de 20 años

El viceministro de Salud, Hernán Martínez, recordó a toda la población que desde hoy y durante toda la semana podrán vacunarse también los adultos, es decir, que pueden ir todas las personas con 20 años cumplidos en adelante. Solo se debe respetar el calendario con los números de cédula en casi todos los vacunatorios, a excepción del autódromo Rubén Dumot.

Personas de todas las edades acudieron masivamente desde este miércoles.
Personas de todas las edades acudieron masivamente desde este miércoles.ARCENIO ACUÑA

Ante la apertura de la franja etaria de los jóvenes de entre 20 a 34 años, muchos ciudadanos de otras edades también van animándose a vacunarse contra el COVID-19. Ante ello, el doctor Hernán Martínez recordó que a partir de los 20 años cumplidos, ya todos pueden ir siguiendo el calendario de vacunación.

Indicó que el único requisito actual para todos los paraguayos es que sigan el cronograma habilitado por Salud, dependiendo de las terminaciones de los números de cédula. Hoy arranca con los de 0 y 1 y seguirá toda la semana de la misma manera, con dos números habilitados cada día.

El único vacunatorio donde no se tiene en cuenta el calendario es el autódromo Rubén Dumot, conocido como el exAratirí de Capiatá. Mientras que en los demás que también funcionan las 24 horas, como el Británico y La Costa, se seguirán controlando las cédulas.

El viceministro de Atención Integral de la Salud recordó que también los extranjeros pueden vacunarse, pero deben presentar una constancia de la Cancillería, para demostrar que se encuentran con sus documentos en regla dentro del país.

Por otra parte, recordó que los fines de semana seguirán siendo días destinados para segundas dosis y en la página de Salud se reitera constantemente quiénes son los que deben ir, dependiendo de cuándo recibieron la primera vacuna.

Así también recomendó a los ciudadanos que si están pasando algún cuadro gripal con síntomas similares al coronavirus, deben esperar a curarse para luego recibir la vacuna.