Concejales afirman que denuncia contra gobernador de Guairá fue cajoneada

La denuncia por lesión de confianza, estafa y falsificación contra el gobernador de Guairá, Juan Carlos Vera Báez (ANR, Partido Colorado) por la construcción de un “gimnasio de oro” que costó más de G. 580 millones que se pagó pero aún no se entregó, está cajoneada en la Fiscalía General de Estado, alertaron hoy concejales departamentales.

Juan Carlos Vera, gobernador de Guairá.
Juan Carlos Vera, gobernador de Guairá.Carlos Ávalos, ABC color.

Miembros colorados, liberales y del Frente Guasu de la Junta Departamental de Guairá denunciaron al gobernador Juan Carlos Vera ante la Fiscalía Anticorrupción, en Asunción. Sin embargo, hasta el momento no fue designado un fiscal para investigar las sospechas de sobrefacturación y otras irregularidades en la construcción del gimnasio que la Gobernación proyecta montar en el Parque del Guairá, en Villarrica, financiado con fondos de reactivación económica.

“(La denuncia) está cajoneada. Supuestamente no fue recibida y fue elevada a Fiscalía General del Estado sin ningún sustento. No hay ninguna investigación. Una vez más vemos con mucha tristeza que el Ministerio Público que debiera proteger a la ciudadanía es la que apaña estos actos de corrupción que se denuncian responsablemente con documentos”, indicó el presidente de la Junta, Guido Girala (PLRA).

El concejal Girala afirmó que el expediente aún no ingresó a ninguna unidad de la Fiscalía Anticorrupción, con excusas para dilatar el procedimiento “y ver seguramente que van a hacer ahí”.

Gimnasio de oro

El gobernador Juan Carlos Vera destinó G. 582 millones de fondos de reactivación económica para montar un gimnasio, obra que todavía no se entregó y en en la que se usaron facturas inválidas para justificar la rendición de cuentas ante la Contraloría.

El jefe departamental transfirió aportes a la Comisión de Fomento y Desarrollo Yohayu -presidida por Catalina Cardozo- y se contrató a la herrería de Carlos Isaac Cáceres Gutiérrez para construir el tinglado. La estructura costó G. 284 millones y los equipos de gimnasio G. 290 millones, según los documentos de la rendición de cuentas.

El equipamiento se compró en diciembre de 2020 y se guardó en un depósito, mientras que el tinglado se pagó totalmente en marzo de este año, pero el gimnasio aún no se terminó.

El gobernador Vera sostuvo que está gestionando la habilitación municipal para poder terminar de montar el gimnasio.

Además del cuestionamiento de que se haya usado fondos de reactivación en proyectos que casi no generan mano de obra ni inyectan dinero a la microeconomía del departamento, los concejales sospechan que la construcción está sobrefacturada.

A esto se suma que las dos facturas que emitió la herrería de Carlos Cáceres son inválidas, pues las fecha que figuran en que fueron expedidas son el 2 y el 17 de marzo, mientras que el timbrado del talonario tuvo vigencia recién a partir del 18 de marzo.

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05