Fernández intenta desmarcarse de “daño patrimonial” por robo de carga en Aduanas

Luego de que Diputados dejara esta tarde sin quórum la sesión extra para la interpelación al director de Aduanas, Julio Fernández, este ofreció una conferencia de prensa e insistió en que no hubo “daño patrimonial” en el robo de mercaderías de una carga valuada en US$ 3 millones, que estaba bajo custodia de la citada institución.

El presidente Mario Abdo Benitez junto al titular de Aduanas, Julio Fernández (Archivo).
El presidente Mario Abdo Benitez junto al titular de Aduanas, Julio Fernández (Archivo).gentileza

Fernández sostuvo que las cargas que son comisadas como contrabando, pese a estar bajo custodia de Aduanas, supuestamente no forman parte del patrimonio de la institución hasta que se concreta su venta y que incluso la Ley le prohíbe contratar un seguro. Agregó que en casos de robo como el que ocurrió, no “hay daño patrimonial” para la institución y prácticamente no asumen ninguna responsabilidad sobre dichos cargamentos.

“Es decir, la Ley 1535 (De la administración Financiera del Estado), la Ley del Código Aduanero, la Ley del Presupuesto Vigente nos impide contratar un seguro, uno puede decirnos que es una laguna legal, pero acá tenemos que regirnos por el principio de Legalidad, no podemos hacer nada que no esté estipulado en la Ley, entonces si hubiésemos contratado un seguro estaríamos cometiendo otro delito”, afirmó Fernández.

Previamente citó las definiciones de la Ley sobre lo que se considera “bien patrimonial” de Aduanas, y afirmó que en ninguna parte se cita a los bienes comisados como parte de esos bienes.

“El artículo 2º del Código Aduanero dice que el patrimonio de la institución estará formado por bienes, muebles e inmuebles, asignados por el Estado para su funcionamiento, los aportes que disponga anualmente la Ley de presupuesto y los recursos que percibe por el cobro de tasas por servicios prestados, asignaciones en concepto de multas y remates.

Ahí no aparecen las mercaderías incautadas, ahí parecen “remates o productos de remate”, apuntó.

El titular de Aduanas mostró un especial interés en descartar el “daño patrimonial”, ya que el artículo 192 del Código Penal estipula que cualquier acción u omisión que cause daño al patrimonio de una institución será considerado lesión de confianza.

“El que en base a una ley, a una resolución administrativa o a un contrato, haya asumido la responsabilidad de proteger un interés patrimonial relevante para un tercero y causara o no evitara, dentro del ámbito de protección que le fue confiado, un perjuicio patrimonial, será castigado con pena privativa de libertad de hasta cinco años o con multa”, dice la Ley. Que en casos graves establece penas privativas de libertad de hasta 10 años.

Pese a los argumentos planteados por Fernández, desde el momento que se declara como contrabando un cargamento, pasa a estar bajo responsabilidad de Aduanas, según establece el Código Aduanero.

Supuestas amenazas a diputados fue un “malentendido”, dice

También se le consultó sobre las supuestas amenazas para “acallar” a diputados de la oposición como Celeste Amarilla (PLRA), Kattya González (PEN), Sebastián Villarejo y Sebastián García (ambos de Patria Querida), ante lo cual dijo que se malentendió. Reconoció que utilizó la palabra “desenmascarar” para referirse a los citados, pero indicó que se refería a que los legisladores supuestamente desconocían las labores de Aduanas para investigar casos cuestionados.

Citó el caso vinculado al Clan Ferreira, de presunto contrabando de medicamentos provenientes de India e ingresados por Brasil con presuntas facturas falsas, diciendo que su institución fue una de las primeras en actuar al respecto, sin embargo, supuestamente los legisladores denunciaron lo contrario.

“El tema es que ningunearon la función de la Aduana, entonces eso es lo que le dije no solo al senador (Martín Arévalo, colorado), sino a mucha gente (...). Hablé con muchos senadores, sobre todo del oficialismo y les pedí que aclaren que Aduanas está haciendo su trabajo y que llegó a impactar con las denuncias y de oficio. Ese fue el enojo mío, pero en ningún momento hablé de acallar, silenciar, o como ya se desvirtuó, solo pedí que se aclare”, afirmó.

En todo momento dijo que supuestamente estaba muy interesado en responder a las consultas de los Diputados, que esta tarde dejaron sin quórum la sesión extraordinaria convocada para tratar su interpelación.

Genera suspicacias que hasta antes de las elecciones, el pedido de interpelación se aprobó por amplia mayoría, y ahora ni siquiera se tuvo el quorum mínimo. Sobre todo luego de que saltaran casos como el de la Dinac, en que se mencionan desde aportes con votos y de no se descartan de otro tipo también.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05