El “guaraní blue” cobra protagonismo como moneda de cambio y ahorro en Posadas

ENCARNACIÓN. Con la reapertura del puente internacional entre Encarnación y Posadas cobró fuerza el mercado cambiario informal en las calles, una actividad que no desapareció del todo durante la pandemia. Del otro lado del río, en Posadas, se produjo el fenómeno de la aparición del “guaraní blue”: lo denominan así porque opera en paralelo al mercado oficial, ofertado en las “cuevas”, como llaman en la jerga local a las casas de cambio informales.

Cambistas informales instalados a lo largo de la avenida San Roque González, en el acceso al puente internacional. La actividad se reavivó con la apertura de la frontera.
Cambistas informales instalados a lo largo de la avenida San Roque González, en el acceso al puente internacional. La actividad se reavivó con la apertura de la frontera.Juan Augusto Roa, ABC Color

Existen dos razones principalmente por las cuales el turista argentino se vuelca a la compra de guaraníes: una es la escasez de dólares en el mercado local, y la otra es buscar alguna ventaja en el mercado local ante un peso argentino muy deprimido frente al guaraní, indicó una fuente del vecino país.

Tal ventaja cambiaria, sin embargo, no es tal, pues el “precio” del guaraní es el mismo en ambas orillas, y la explicación más razonable sería que mucha gente opta por ahorrar en guaraní, ante la continua caída del peso, y las dificultad de acceder al dólar, por su escasez en el mercado.

La cotización actual del peso argentino en el mercado encarnaceno es de 35 a 1, para el tipo vendedor -esto es, si yo vendo pesos- y 49 por 1 para el tipo comprador. Si yo compro pesos, me venden a G. 49 cada peso, pero si vendo pesos me pagan a solamente 35 guaraníes por cada uno.

La ecuación es que, por cada 1.000 pesos que cambie al guaraní recibo 35.000 guaraníes, y si esos 35.000 guaraníes quiero convertirlos en pesos nuevamente, debo dividir por los 49 de la cotización al tipo comprador, y me dan solamente 714 pesos.

Compra de dólares

Un fenómeno muy común durante la temporada previa a la pandemia es que los argentinos crucen a Encarnación para comprar dólares o reales, sea para ahorrar en dólares, o para vacacionar en el Brasil. El mercado local les otorgaba una leve ventaja cambiaria, y además era una forma de burlar las regulaciones impuestas en el país vecino para la compra de dólares.

En la actualidad, y de acuerdo a lo señalado por nuestra fuente, la escasez de la moneda norteamericana posibilitó la aparición del guaraní entre las ofertas de los cambistas callejeros o de locales cambiarios.

Se debe tener en cuenta que en los bancos y casas de cambio en Posadas no operan con el guaraní. Solamente con dólares, euros y reales, puntualizó nuestro informante.

A falta de guaraníes en las casas de cambio y con la poca circulación de la moneda norteamericana, el guaraní se convierte en una opción de compra para los argentinos, quienes posteriormente utilizarán en sus viajes a Encarnación, o simplemente lo usarán como ahorro ante el deterioro paulatino de su propia moneda.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05