Más pruebas contra cura por supuesto abuso sexual

La norteamericana NBC News publicó este martes un extenso reportaje sobre un cura argentino acusado de abusos sexuales a menores “desde Suiza hasta Estados Unidos”. Se trata de Carlos Urrutigoity, actualmente en la diócesis de Ciudad del Este.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/TPTE4BSIUNAIPOHZYTO3PUBYHM.jpg

El caso del cura Urrutigoity no es nuevo. Ya había sido denunciado en publicaciones hechas por ABC Color en 2008. El sacerdote es uno de los protegidos del Mons. Rogelio Livieres Plano, obispo de Ciudad del Este. Sin embargo, el material publicado hoy ofrece más documentaciones. 

La publicación dada a conocer hoy por el portal de la NBC y firmada por el periodista Will Carless, afirma que a pesar de la denuncia del obispo de Scranton, Pensilvania, Estados Unidos, Urrutigoity sigue en funciones dentro de grupo juveniles católicos en Ciudad del Este.

En el año 2002, Urrutigoity fue acusado de abusar de un adolescente y “dormir y tocar a otros hombres”, dice la publicación. El sacerdote niega los hechos y afirma que todo es una campaña de difamación para desprestigiarlo.

PUBLICIDAD

David Clohessy lidera lo que se llama la “Red de sobrevivientes de abusados por curas”, que tiene su base en Saint Louis, Estados Unidos. Afirmó que ahora, con internet, es mucho más fácil que las víctimas encuentren a sus agresores, a pesar de que huyen de diócesis en diócesis.

El artículo cuenta que la primera alerta del historial de Urrutigoity surge en 1999, en una carta de Bernard Fellay, líder espiritual de la tradicional sociedad católica de San Pío X, basada en Suiza.

Urrutigoity estudiaba en la dependencia de esa sociedad en La Reja, Argentina. En una carta dirigida al exobispo de Scranton, William Timlin, Fellay le alertó sobre un “comportamiento homosexual” de Urrutigoity, pidiéndole que le dé una “segunda oportunidad” en un seminario de esa sociedad en Winona, Minnesota, Estados Unidos.

En Minnesota, Urrutigoity fue acusado de acercarse a jóvenes seminaristas con “obvias intenciones deshonestas”. Mientras un seminarista fingía estar dormido, supuestamente el sacerdote lo tocó sexualmente, dice una carta a la que tuvo acceso el periodista que publicó para la NBC.

Tres años después, en 2002, Urrutigoity fue denunciado por abuso sexual, esta vez en los estrados judiciales de Scranton por “conducta sexual inapropiada”. Urrutigoity formó en los Estados Unidos la “sociedad de San Juan” con otro cura católico, Eric Ensey. Ambos fueron acusados por los jóvenes integrantes del movimiento por mala conducta sexual.

Testimonios durante los juicios afirman que – siempre según la publicación de NBC – afirma que uno de los jóvenes dijo que Urrutigoity daba alcohol, tabaco a los jóvenes y compartía con ellos la cama con la excusa de liberarlos de “su actitud puritana”. Luego de meses de compartir cama, uno de los seminaristas dijo que descubrió a Urrutigoity sobre su panza y luego sobre su pene.

Otro exseminarista de Minesotta dijo que Urrutigoity le obligó a insertarse supositorios frente a él. Si se rehusaba, dijo el seminarista, el padre Urrutigoity se ponía furioso, afirmando que eso era una traición.

Tras este juicio, la diócesis de Scranton arregló con las partes por US$ 400.000 y envió a Urrutigoity a una organización canadiense para someterse a una evaluación sicológica.

NBC tuvo acceso al documento de la institución que evaluó mentalmente a Urrutigoity. En ella decía: “Él (Urrutigoity) admitió haber dormido con niños y jóvenes (…) el padre Carlos Urrutigoity debe ser removido inmediatamente del ministerio activo, sus facultades le deben ser removidas y debería pedírsele que viva una vida privada”.

En el 2008, la figura de Urrutigoity vuelve a aparecer, esta vez en Ciudad del Este, Paraguay. Publicaciones de ABC Color hacen notar que ese año se descubrió que el padre fue denunciado por abuso sexual, a pesar de la férrea defensa que hizo de él el obispo de Ciudad del Este, Mons. Rogelio Livieres Plano.

En marzo pasado, un sitio web que se llama BishopAccountability.org y que se dedica a buscar sacerdotes con problemas dentro de la iglesia expresó su preocupación porque Urrutigoity ejercía el ministerio activo en la Diócesis de Ciudad del Este.

El nuevo obispo de Scranton, Joseph Bambera, se distanció del problema sin antes decir que uno de los obispos, Martino, expresó su preocupación por el padre Urrutigoity, reconociéndole como una “seria amenaza para los jóvenes”.

Bambera inclusive elevó su preocupación al Vaticano.

Actualmente, el sacerdote Carlos Urrutigoity está a cargo de la Vicaría de la Juventud y prepara un curso para jóvenes sobre Cultura Católica.

Hace solo seis días el papa Francisco anunció una “guerra” contra los curas pedófilos, un mal latente dentro de la iglesia católica en todo el mundo.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD