Ofrecieron “letrina” para examen físico

El médico Ramiro Espínola denunció que autoridades brasileñas ofrecieron “una letrina” para realizar el examen físico a Vilmar Acosta, antes de que sea extraditado. Se negó, y aseguró que esto puede significar una protesta a nivel de Gobierno.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/ZXT34HB63ZD6HMN2NRADVOBLG4.jpg

El médico Ramiro Espínola denunció que las autoridades brasileñas les ofrecieron “una letrina” para llevar adelante el examen físico a Vilmar Acosta, antes de que sea extraditado. El profesional se negó y se plantó, y aseguró que esto puede significar una protesta a nivel de Gobiernos.

Espínola formó parte de la comitiva del Ministerio Público encargada de los últimos detalles para la extradición de Acosta, lo cual se logró esta siesta. “Tuvimos un trato muy desagradable (…) Me dijeron que lo inspeccione en un baño, en una letrina. Eso viola mi juramente hipocrático y los protocolos dentro de un proceso de extradición”, manifestó Espínola, visiblemente ofuscado.

El trato que recibieron por parte de la Policía Federativa del Brasil, fue “inhumano y cruel”, manifestó Ramiro, en conversación con 780 AM. Luego de plantarse y hacer una protesta formal, le permitieron hacer las inspecciones de rigor en un lugar adecuado.

PUBLICIDAD

Espínola comentó que cerca de las 10:00 se constituyeron en la clínica forense en Brasil para dar cumplimiento a la inspección médica, que incluye la parte neurológica, el chequeo de todos los órganos, sistemas y otros. “No detectamos ninguna enfermedad crónica ni aguda”, dijo al respecto.

Acosta se comportó en ese momento “muy colaborador, muy condescendiente”. El único apremio que protagonizaron fue la falta de predisposición de las autoridades brasileñas al ceder un lugar para llevar adelante la inspección en forma apropiada.

Finalmente lo examinaron en una habitación, luego de protestar por el ofrecimiento del baño para el efecto. “Recibimos un trato inhumano y cruel (…) La Policía brasileña es famosa por ser altamente represiva. Nos hicimos respetar, e hicimos respetar el derecho internacional”, manifestó.

“Es indigno, por más de que este señor tenga que someterse a un tribunal de sentencia”, concluyó el galeno. Finalmente, dijo que lo ocurrido hasta obligaría a presentar una protesta formal ante el Gobierno brasileño.

Vilmar Acosta, exintendente de la ciudad de Ypejhú, es sindicado como el autor moral del asesinato del periodista Pablo Medina, y su acompañante, Antonia Almada. Las víctimas fueron emboscadas en un camino vecinal mientras regresaban de una cobertura periodística, el 16 de octubre de 2014. El supuesto “cerebro” de todo el atentado, desapareció ni bien se lo involucró en el caso. Fue detenido en Brasil hace pocos meses, y regresó hoy a nuestro país, luego de cumplirse el procedimiento de extradición.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD