Caacupé no duerme y es una fiesta

A estas horas la Villa Serrana es una verdadera fiesta en espera de la festividad Mariana más importante del país. No solo por las actividades religiosas en la Basílica, sino también toda la efervescencia y alegría en el entorno.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/DK2FQB4PAZG5FCARJPPTDTYXNM.jpg

Un grupo de diez jóvenes del Estudio de Danzas Arte en Movimiento de la ciudad de Coronel Oviedo encuentra un pequeño escenario improvisado en la calle frente a la Basílica para ensayar los pasos de la coreografía que presentan esta madrugada.

Se aprestan para las alegorías relativas a los problemas sociales que vive el país y transmitir un mensaje de unidad bajo la bandera paraguaya, explicaron ensayando al son de Bravo Paraguay, Chokokue kera yvoty, Paraguaya de pies descalzos, Mainumby jeroky entre otros, según explicó la profesora Andrea Toledo de Arte en Movimiento. Y mientras los entusiastas jóvenes bailan en medio de la multitud que los rodea a ambos lados de la calle se ofrecen diversos artículos, desde los más tradicionales a los nuevos.

La gente los mira mientras saborea el chipá a G. 2.000 y 5.000 con butifarra a G. 2.000. Es la combinación que más salida tiene y la que más le gusta a los paraguayos dice Rosa María Meza, una de las vendedoras y fabricante de la delicia tradicional.

PUBLICIDAD

Comentó que este año hay muchos más vendedores que años anteriores y que aguardan la mayor afluencia para el domingo, después del feriado del sábado. Ella asegura que los peregrinos aumentaron este año y comentó que desde chiquita conoce el trabajo durante la festividad. Y entre los globos de colores y con diversos personajes, burbujas, velas, rosarios y estampas sobresale el calendario 2019 con la imagen de la Virgen de los Milagros, San Juan Pablo II y la Beata Chiquitunga.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD