Carga su cruz en nombre de su esposa

CAACUPÉ. Marciano Sánchez cumple una promesa especial: hace diez años peregrina con una cruz a Caacupé en agradecimiento a la Virgencita por interceder en la sanación de su esposa, quien padecía de un cáncer de mama.

"Salí a las 11:00 de casa y espero llegar para las 22:00", dijo Sánchez a ABC Digital mientras se encontraba cargando su cruz a la altura de Itauguá.

El hombre vive en Thompson, Ñemby, y nos comentó que solo faltó en una ocasión desde que su esposa se curó de cáncer.

"Falté solo una vez por problemas de trabajo", destacó don Marciano, mientras cargaba su cruz por amor.