Caso cerrado para la Iglesia

La Diócesis de Ciudad del Este emitió hoy un comunicado donde reitera que la Santa Sede cumplió todos los requirimientos canónicos para que el sacerdote Carlos Urrutigoity, denunciado por abuso sexual y pedofilia, siga trabajando.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/C4O7QCHIIVERPPNBRYFLYXAZ7Y.jpg

El caso de supuestos abusos sexuales y pedofilia por parte del sacerdote argentino que terminó prácticamente “refugiado” en Paraguay, saltó ayer tras la publicación de nuevos documentos y extensos antecedentes reunidos en una investigación publicada por la NBC de Estados Unidos.

Para la diócesis encabezada por el obispo Rogelio Livieres Plano, las publicaciones sobre el tema están “desprestigiando vilmente a la Iglesia y sus representantes” y no pasan de “ataques”.

“La Santa Sede, después de cumplir con todos los requerimientos canónicos, había pedido a la Iglesia Diocesana de Ciudad del Este la incardinación del Pbro. Carlos Urrutigoity, muestra de la total transparencia con la que actuó Mons. Rogelio Livieres”, manifiesta el documento.

PUBLICIDAD

Asi también alegan que lo que “se busca en realidad” es “frenar el florecimiento pastoral y vocacional de la Diócesis de Ciudad del Este, florecimiento este que no tiene igual en ningún otro punto del país y menos aún en el exterior”.

El sacerdote argentino Carlos Urrutigoity no tiene causas penales, pero fue denunciado en Pennsylvania, en 2002 por abusar de un adolescente y de haber dormido y tocado a otros.

Denuncias parecidas se hicieron en Suiza contra el cura en 1999, y en el seminario donde estudió, en la provincia de Buenos Aires.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD