Miles saludan a la Virgen en Ciudad del Este

CIUDAD DEL ESTE. Miles de fieles acudieron a la Parroquia Nuestra Señora de Caacupé, en el barrio 23 de Octubre, para orar a la Virgencita en su día, agradecer por sus milagros y pedir sus bendiciones.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/RGA3R4CJXJHGLLZXOEA5ZEQCIU.jpg

Hombres, mujeres y niños que oraron por su salud y bienestar, algunos pidieron trabajo y el fin de la crisis económica por la que atraviesa la ciudad.

Durante toda la semana, en la parroquia se realizaron actividades paganas, además del novenario a la Virgen de Caacupé. El lunes por la noche, más de 10.000 personas participaron de la serenata mariana y el martes, bien temprano, se llevó a cabo una procesión de la imagen por las calles del barrio. Luego el párroco Gustavo Acosta tuvo a su cargo la misa central junto con los sacerdotes de la congregación Pobres Ciervos de la Divina Providencia.

Miles de feligreses acompañaron las actividades desde temprano. Además de la misa central, en el patio de la parroquia, frente a todas las imágenes de la Virgen de Caacupé, hombres, mujeres y niños encendieron velas y rezaron agradeciendo a la santa sus milagros y pidiendo su bendición.

Otras familias llevaron consigo sus imágenes de la Virgen. Tal es el caso de Gregoria Torres de Gamarra, su hijo Omar Gamarra, su hija Perla Gamarra. Ellos, comerciantes, son del mismo barrio 23 de Octubre. “En Caacupé porque allá, con la cantidad de feligreses, no se puede llegar a la basílica, junto a la Virgen. Y la gente va mucho de paseo, a los balnearios. Por eso decidimos quedarnos. Y hay también personas que no pueden viajar por falta de recursos. La crisis está golpeando a muchos”, dijo Omar.

Los miembros de la familia Gamarra explicaron que agradecían a la Virgen que sus familiares que fueron a trabajar a España, por falta de oportunidades en nuestro país afirmaron, se encuentren en buenas condiciones de salud. Omar contó que piden a la Madre de Dios “que mejore un poco el Paraguay, porque hay mucha gente yendo a Argentina, a España. Si esta crisis económica no pasa, muchos van a pasar una Navidad difícil”

El párroco, en su homilía, recordó que todos los feligreses tienen pecados que no deben repetir y que esto también ocurre con las autoridades, que fracasan en su administración porque se quedan con aquello que debería ser para el pueblo. Al concluir, él también pidió por aquellos a los que les falta el trabajo.