Censo y viviendas para damnificados

Un censo para las familias damnificadas, refugios dignos, mientras se realicen las obras de construcción de viviendas en el bañado norte y sur, reclamó hoy el arzobispo metropolitano de Asunción, Mons. Edmundo Valenzuela, a las autoridades.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/PHPR2VUR3BBKTGW4GKPJIRG2KQ.jpg

El drama que están pasando miles de damnificados fue uno de los temas que abordó Mons. Valenzuela en la homilía de la misa Crismal que se lleva a cabo en la Catedral Metropolitana, ante numerosos sacerdotes (que hoy renuevan los compromisos que asumieron en el día de la consagración) y fieles que llegaron para orar por sus pastores.

“Nuevamente nos ha sorprendido la creciente del río Paraguay dejando secuelas tristes en la población más carenciada de nuestra ciudad. Cada año hemos tenido una creciente. Estamos realizando una campaña de colecta de ropas y víveres organizada por la Pastoral Social Arquidiocesana. Les invito a ser generosos en la ayuda en quienes hoy vemos la carne de Cristo sufriente“, indicó.

La máxima autoridad de la Iglesia Católica en Paraguay pidió a las autoridades municipales y nacionales que cuanto antes realicen el censo de estas familias damnificadas, para que cuando baje el río, mientras se realicen las obras de construcción de viviendas en el bañado norte y sur, se les provea de refugios dignos en lugares adecuados, siempre con el consentimiento de los pobladores, proyectando que se les garantice soluciones definitivas a corto, mediano y largo plazo para los próximos años.

PUBLICIDAD

“Sabemos que no es posible solucionar un problema social de esta envergadura en corto tiempo, pues muchas más viviendas a construir serán necesarias para satisfacer socialmente a los damnificados. Nos motiva la convicción y la opción política hecha, tanto del Gobierno como de la Municipalidad, en crear un ente coordinador que continúe la respuesta definitiva a este flagelo que sufren los queridos bañadenses y la ciudadanía asuncena“, indicó Valenzuela.

Invitó a los presentes a rezar para que se aleje el mal, las discordias, los abusos, la violencia verbal y física que ocurren a diario. Al referirse a los misa crismal, indicó que los óleos (aceites) que se bendicen se utilizarán para la consagración de los cristianos.

Dirigiéndose a los sacerdotes invitó a estos a ser los pastores con olor de oveja, como pide el Papa Francisco, acompañando a los pobres y necesitados, manteniendo nuestras comunidades en sentido misionero, abiertas a los pecadores, alejados y a quienes buscan a Dios.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD