Cubas seguirá en la cárcel

CIUDAD DEL ESTE. El juez Amílcar Marecos dispuso prisión preventiva para el abogado Paraguayo Cubas, quien durante la audiencia para ser oído, realizada esta mañana, lo agredió a cintarazos, le arrojó botellas de agua y después defecó en su despacho.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/XZLAKDFYYVHD5JIL4WUPG4BW7E.jpg

En el marco del proceso que se lleva adelante por pintar grafities en el Ministerio Público, el magistrado dispuso que Cubas permanezca en la cárcel, mientras para el concejal Celso “Kelembu” Miranda y el abogado Jorge Brítez determinó arresto domiciliario.

El juez consideró que los presupuestos para la prisión preventiva están dados. Señaló que puede haber obstrucción a la Justicia, ya que “él mostró actitud de no someterse a los mandatos de la Justicia y no sólo hizo caso omiso al llamado que se le hizo de que se presentara en el Juzgado, sino que en ese lapso incurrió en conducta delictuosa cuando fue a manifestarse en Caaguazú”, señaló el magistrado.

El juez también dijo que, si bien el daño por el cual se abrió el proceso, pintar grafities, no es grave, el mensaje que Cubas está dejando respecto a la forma y los medios utilizados para protestar, pueden ser considerados graves. Por estas consideraciones, el juez de Garantías dispuso prisión preventiva para Paraguayo Cubas, quien guarda reclusión en la Penitenciaría Regional, y arresto domiciliario para el abogado Jorge Brítez y el concejal municipal Celso “Kelembu” Miranda (Independiente).

Los tres están imputados por coacción y daño a las cosas públicas, ya que el jueves 15 pasado fueron a pintar graffities en las paredes del Ministerio Público, llamando de “bandida” a la fiscala Cinthia Leiva y “ladrón” al fiscal Alfredo Ramos Manzur, acusándolos de ser cómplices de los hechos de corrupción se los que les acusan a la intendenta local, Sandra Mc Leod de Zacarías (ANR) y su marido, el político Javier Zacarías.

En el marco de esta causa, luego de ser detenidos, la jueza Alba Meza les había concedido a los tres medidas alternativas a la prisión, disponiendo que debían presentarse a manifestar su acuerdo con las medidas en el plazo de 72 horas. Ellos no lo hicieron y por ello el juez Amílcar Marecos los declaró en rebeldía y ordenó su captura. Cubas y Brítez se presentaron ante la Policía el jueves y Celso Miranda lo hizo este viernes en el Tribunal Penal.

En la audiencia para ser oído y de imposición de medidas, Paraguayo Cubas se sacó su cinturón y agredió al juez Marecos, a quien también arrojo botellas de agua. Una vez culminado el procedimiento, el abogado defecó en la oficina del magistrado y luego recorrió los pasillos del Tribunal con los pantalones por debajo de las rodillas, reclamando que le devolvieran el cinto.