“Estoy en paz con Dios”

El arzobispo de Asunción, monseñor Pastor Cuquejo, aseguró estar “en paz” para posteriormente llamarse a silencio con respecto a las expresiones del obispo Rogelio Livieres Plano, quien lo vinculó a acusaciones de homosexualidad.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/XTVSJPBV2RGM7C53CSUELBR6PA.jpg

Al término de una conferencia sobre una firma de convenio, Cuquejo fue abordado sobre el actual escándalo en la Iglesia católica en Paraguay, que se inició con el caso de un cura de Ciudad del Este acusado de abusos sexuales y luego derivó en una riña entre el arzobispo capitalino y Livieres Plano, de la Diócesis de Ciudad del Este.

El líder religioso en la capital del Alto Paraná aseguró ayer que Cuquejo “casi fue tirado” hace cinco años por acusaciones de homosexualidad.

En la fecha, el arzobispo se limitó a señalar que Livieres “es un hermano mío. Agradezco sus expresiones y rezo por él; delante de Dios estamos en paz”, expresó.

Al ser insistido sobre la riña, se limitó a señalar que “ya no digo nada”.

PUBLICIDAD

Sobre las consecuencias de esta situación en la Iglesia católica local, reiteró la misma respuesta: “Ya no digo nada”.

Las diferencias entre Cuquejo y Livieres datan de hace varios años. Sin embargo, se acentuaron, luego de que el arzobispo capitalino planteara reactivar una investigación por abuso sexual y pedofilia contra el Carlos Urrutigoity, protegido de Livieres.

El martes último, la norteamericana NBC News publicó un extenso reportaje sobre el cura argentino, sobre quien se señalaron varias advertencias porque ser una “seria amenaza para jóvenes”.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD