Cura fue denunciado por intento de homicidio

Un sacerdote denunció por violencia y tentativa de homicidio a otro cura que ya se vio envuelto en varios conflictos, pero que hasta el momento no recibió sanción alguna. Presumen que el religioso estaría protegido por autoridades de la Iglesia.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/TYYIDZADJFGWBJTCXV32EW54BE.jpg

Se trata del padre Claudio Arévalos, quien ya había sido denunciado por otros casos de violencia, según los antecedentes. Arévalos, había sido director administrativo del Colegio Sagrado Corazón de Jesús (Salesianito) en el 2014, de donde fue destituido a pocos meses de haber asumido a raíz de la protesta de estudiantes que lo acusaban de abuso de autoridad.

Esta vez, según el abogado Ramiro Medina, asesor jurídico del cura agredido que prefirió no revelar su nombre, Arévalos habría iniciado una gresca lanzándole una plantera que pudo haber sido causal, responsabilizando a la víctima de que no le otorgaron un ascenso. Los hechos habrían ocurrido en diciembre de 2015 en una casa denominada Posnoviciado San Vicente, ubicada en 18 de Julio entre General Santos y Félix Bogado, en Asunción. Sin embargo, tomó estado público recién a estas alturas gracias a la denuncia de un psicólogo que trataba al agredido, y según presumen, el caso habría sido tomado con hermetismo porque, supuestamente, Arévalos contaría con protección de altas autoridades de la Iglesia de nuestro país. Incluso habrían presionado a la víctima para que no realizara la denuncia.

El hecho fue tipificado por el Ministerio Público bajo la figura de violencia familiar y tentativa de homicidio, considerando que ocurrió en el ámbito de la convivencia.

PUBLICIDAD

Según el abogado, no es la primera vez que el sacerdote protagoniza hechos violentos, por lo que ya tiene un sumario vigente que terminó en oparei, sin ninguna medida como dicta la ley canónica, según pudo investigar, ya que últimamente habría estado en la Inspectoría Salesiana del Colegio Monseñor Lasagna. Incluso habló de que Arévalos tiene un diagnóstico de esquizofrenia.

Agregó que el próximo paso sería que la Fiscalía proceda a realizar un estudio victimológico al agredido.

Si la denuncia fuera verídica, no sería la primera vez que autoridades de la Iglesia Católica traten de minimizar un caso irregular ocurrido en el ámbito religioso, considerando que en el recientemente difundido caso de supuesta coacción sexual a una joven de la Pastoral Juvenil de Limpio por parte del excura párroco Silvestre Olmedo, el titular de la Conferencia Episcopal Paraguaya, Edmundo Valenzuela, había recomendado a través de un comunicado “no hacer de una piedrita una montaña”. Tras las críticas de la opinión pública por diversos medios, no le quedó otra opción más que pedir disculpas.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD