Dio a luz en un taxi

ENCARNACIÓN. “Quiso nacer paraguayito”, dijo la madre del bebé Gustavo Adrián, quien nació esta mañana en el asiento trasero de un taxi, a pocos metros antes de llegar al Hospital Regional de Encarnación (HRE). La familia reside en Argentina.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/A2IIZZOQDRA3RAFA6N5TJLSZN4.jpg

La fuerza del destino tiene lineamientos de las que pocas veces podemos escapar. Tal vez esta sea la historia del bebé, quien llegó a nuestro país en la panza de su madre, y de acuerdo a los planes de sus progenitores, estaba previsto que naciera en la ciudad de Buenos Aires, Argentina, como sus otros tres hermanitos.

 “Vinimos a pasar las fiestas en la casa de mis familiares y teníamos previsto volver el domingo pasado, pero yo me lastimé un pie y no pudimos viajar”, comentó Gladis Rolón (29) la feliz madre de un bebé que nació con 3,9 kilos, en medio de los apurones a bordo de un taxi, a las 7:40 horas de hoy.

 “No esperábamos el nacimiento sino hasta dentro de 15 días, teníamos previsto viajar antes para que el bebé nazca allá, pero él quiso nacer aquí”, dijo la madre entre risas.

PUBLICIDAD

 Gladis y su esposo, Gustavo Pedrozo (33) viven en Buenos Aires desde hace 10 años. “Nos conocimos y nos casamos allá", comentó. Tenemos otros tres chicos que nacieron en Buenos Aires, uno de 10, otro de siete y el tercero de cuatro años. Este es el cuarto y el único paraguayito entre sus hermanos”, precisó.

 El esposo es oriundo de Ciudad del Este, mientras que Gladis es del barrio Pradera Alta, de Encarnación. “Actualmente estamos viviendo en el barrio de Caballito. Gustavo se dedica a la construcción y yo cuido la casa y los chicos”, comentó.

 La venida del niño alteró algunos planes que tenía la familia. “Nos vamos a quedar por algún tiempo, hasta terminar la documentación del bebé y poder viajar”, sostuvo.

 Para el taxista que realizó la proeza de actuar de “partero chae”, Juan de la Cruz Maciel, la historia del nacimiento de Gustavo Adrián comenzó con una llamada para un servicio poco después de las siete de la mañana.

 “Me llaman para buscar un pasajero en el barrio Pradera Alta (este de Encarnación, cercanías al barrio San Isidro). Al llegar encuentro a una pareja que me pide les haga llegar cuanto antes al hospital, porque la mujer entró en trabajo de parto”, relató.

 A pocos metros de llegar a la sala de emergencias ya el bebé se estaba asomando. “Me dice el papá que ya la criatura no esperaba, que estaba naciendo, entonces paso a ayudar porque el padre entró en shock”, expresó.

 El taxista corrió a la sala de emergencias a pedir una camilla, pero en ese momento todas estaban ocupadas, por lo que la enfermera que vino a asistir envolvió al recién nacido en una manta y lo trasladó hasta la sala.

 Por suerte todo salió bien, dijo Maciel, quien comentó que esta es la segunda vez que un niño nace en su taxi. Hace seis años, una señora que llegaba del interior de Itapúa también tuvo trabajo de parto en el taxi y la tuve que asistir, contó.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD