Joven ejemplo, padre sacrificado

Rodrigo Quintana Arrúa (25), asesinado por la Policía, trabajaba como mecánico para pagarse la universidad. Dejó huérfana a una niña de 8 años. Poco antes de llegar a Asunción, estaba ayudando en un evento solidario. Una multitud lo recibió en La Colmena.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/WM7QIZEQSZGH3KPKRM7UINEGG4.jpg

 

Rodrigo Quintana Arrúa fue asesinado por la Policía pocos minutos después de pasadas las 00:00 de este sábado en la sede del Partido Liberal, en el centro de Asunción. Sus restos fueron llevados hoy desde la capital hasta La Colmena, de donde es oriundo. Fue recibido por una multitud y otras miles de personas se despidieron de él agitando pañuelos desde la localidad de Costa Peña hasta La Colmena, un tramo de aproximadamente 15 kilómetros, informó el corresponsal de ABC Color en la zona, Aldo Lezcano.

El velorio del joven dirigente liberal se hará hasta mañana domingo por la tarde en el barrio San Francisco Javier de La Colmena. Posteriomente, será sepultado en el cementerio de la ciudad.

Quintana Arrúa dejá huerfana a una niña de ocho años. El asesinado por las fuerzas públicas era el último de cuatro hermanos. Su padre, Fidelino Quintana, es albañil y su madre, Felicia Arrúa, una ama de casa. El joven de 25 años trabajaba en mecánica de motos para poder solventar sus estudios de Agronomía en la universidad Nihon Gakko. Había terminado los cursos regulares y luchaba por su tesis. Proviene de una familia muy humilde.

Diego Garcete, quien acompañó a Quintana dijo que lo recogieron con otra persona llamada Mauricio Pereira para manifestarse en Asunción tras el atropello constitucional de los senadores pro enmienda. El joven dirigente liberal alzado de una plaza pública en donde ayudaba con una actividad benéfica.

Celso Cáceres, uno de sus profesores, le catalogó como un hombre jovial, alegre, trabajador, honesto que siempre reprochó las injusticias. “La Colmena pierde a un hijo brillante hacia quien se centraba una gran esperanza de la ciudadanía por su gran carisma y solidaridad”, afirmó. Mario Melgarejo, intendente colorado de La Colmena, le catalogó como un hombre bueno y servicial.

La muerte del joven Quintana golpeó fuerte a la ciudadanía. El presidente Horacio Cartes destituyó al ministro del Interior, Tadeo Rojas y al comandante de la Policía, Críspulo Sotelo, por este hecho. Los presuntos autores del crimen son Arnaldo Andrés Báez, Gustavo Florentín, Ever Benítez y Jorge Ramírez, quienes quedaron detenidos en la sede de Investigación de Delitos.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05